En vivo y en el barrio

Destacados Inicio Movida Cultural

Porque el clima cálido invita a salir -y porque más que nunca vale la pena celebrar y juntarse- van aquí algunas opciones de shows en vivo para todos los gustos y todas las edades.

Por Verónica Ocvirk

Villa del Parque, Devoto, General Mitre y Luro esconden una interesante variedad de propuestas para salir a escuchar música, tomar algo y pasarla bien. Siguen entonces seis de ellas con sus coordenadas, horarios y precios.

Gavilán Bar

Abrió hace relativamente poco: cerca de un año y medio lleva en la esquina de Gavilán y Camarones este espacio tan bien puesto que deleita por donde se lo mire. Hay ladrillo a la vista, un precioso techo de bovedilla, terminaciones hierro y también detalles antiguos en un estilo que bien podría calificarse de “industrial chic”. El local fue alguna vez una tapicería hasta que su nuevo dueño, Alejandro Cecchini, se dedicó durante dos años a arreglarlo para abrirlo en la forma de esta propuesta de la que se pueden decir muchas cosas, pero una fundamental: de martes a domingo a las 20 en punto arranca un show en vivo y sin cargo que los clientes pueden disfrutar en horario de happy hour y tomando, por ejemplo, 580 centímetros cúbicos de cerveza artesanal por tan solo 90 pesos. ¿De qué puede tratar el espectáculo? “Rock, blues, jazz, tango, clown y hasta tenores”, dice Franco Cecchini -padre, quien lleva la parte artística- mientras señala las fotos y pinturas que sobre las paredes conforman una pequeña muestra de arte itinerante. “La gente de Palermo viene acá” se jacta, y cita entre las ventajas la facilidad para encontrar lugar para estacionar, la propuesta gastronómica (empanadas, pizzas y hamburguesas bautizadas con nombres de músicos), y la terraza desde la que a apenas una cuadra se divisa la cancha de Argentinos.

Gavilán Bar queda en Gavilán 1998 (esquina Camarones), Villa General Mitre. Abre de martes a domingos de 11 am al cierre.

Eter Club

Doce años estará cumpliendo el Eter Club en Villa del Parque el próximo 8 de diciembre, doce años ofreciendo música en vivo a la razón de cuatro bandas por noche de miércoles a domingos. Muchos vecinos del barrio pueden haber pasado un millón de veces por la puerta de Eter Club sin verlo, y eso es fácil de explicar: hacia la calle, Eter Club apenas luce como una puerta a través de la cual se accede a una escalera a través de la cual -ahora sí- se llega a este espacio acogedor, azul y de luz tenue, donde es posible disfrutar de cócteles de autor (a cerca de $300), tragos clásicos ($250) o un simple porrón ($140). Hay opciones de comida para acompañar (mucha del tipo “finger food”), un pequeño salón más retirado y un patio descubierto para salir a charlar o fumar.

Pero la estrella -claro- es la música. “Somos un club de música en vivo. No cobramos entrada, ni tampoco a los músicos por tocar”, dice la dueña Silvina Braga. La propuesta en este terreno es variopinta: hay jazz, blues, rock, tributos a Sabina, bandas de covers, funk, soul y también alternativas de un estilo más “fiestero”. “Tenemos un compromiso muy fuerte con la cultura local y abrimos las puertas a todos los artistas del under que están empezando”, dice Braga. Y asegura: “muchas bandas crecieron en Éter y hoy llenan teatros”.

Eter Club queda en Cuenca 2783, entre Nogoyá y Baigorria, Villa del Parque. Abre de miércoles a domingos de 20 hs al cierre.

Carpenter Café

Hace apenas dos meses que el café Carpenter abrió en la esquina de Baigorria y Nazca. Manejado y atendido por sus dueños con un cariño a prueba de bombas, el lugar ofrece durante el día un espacio acogedor y luminoso y muy buen café además de pastelería casera, tostados y sándwiches. Pero los sábados a las 18.30 el Carpenter “es otro cantar”, porque es entonces cuando las mesas se reacomodan y los músicos invitados arrancan con su bossa, o jazz, o tango, o covers. “No cobramos a los músicos ni tampoco entrada. También tenemos un salón para los chicos y personal que puede cuidarlos durante el show”, cuenta la dueña Eliana Beraldi mientras la cantante está a punto de entonar el último tema, el animado público pide “una más” y los autos pasan por el túnel de Nazca sin enterarse de nada.

Carpenter Café queda en Nazca 2893, Villa del Parque. Abre de lunes a domingos de 8 a 20.

Laganini Jazz Bar

Así como Devoto se volvió un barrio foodie (que por lo menos en ese sentido nada tiene que envidiarles a las calles de Nueva York o San Pablo), así abrió sus puertas hace poco menos de un año este superelegante bar de jazz que por momentos se parece al set de un film de Hollywood con sus sillones de terciopelo rojo y sus lámparas de araña de cristal (a las que se suman otras luminarias muy curiosas hechas con trompetas). El espacio está distribuido en tres plantas, cada uno con una atmósfera diferente. Arriba de todo la terraza luce mucho más relajada, mientras en el primer piso la estrella es la propuesta gastronómica donde las entradas rondan los 400 pesos y los platos, 500. La planta baja es el lugar de los música, que indefectiblemente rumbeará por el lado del jazz y va todos los jueves, viernes y sábados a partir de las 21.30. En la barra se ofrecen tragos de autor y clásicos a valores razonables (un mai tai, por caso cuesta 250 pesos) mientras que la carta es idéntica a la del primer piso.

Laganini Jazz Bar queda en Asunción 4085, Devoto. Abre de martes a domingo de 20 horas al cierre.

Bar de Antojos

La guirnalda de luces de la calle: eso es lo primero que llama la atención de este diminuto café que hace apenas un año abrió en Villa General Mitre y tiene una historia muy particular. A su dueña, Karina Amodeo, le encantaba tomar café. Tanto que cuando fue al anterior bar que funcionaba en ese mismo local preguntó si por casualidad le vendían la cafetera. “No, pero te vendo todo el bar”, le dijeron. Aceptó, y así se metió en el rubro.

Luego empezó a tener una clienta habitué, Vanesa Dentice, que aseguraba hacer los mejores alfajores del barrio. Karina y Vanesa se hicieron amigas y hoy es Vanesa la que maneja el bar, donde sigue ofreciendo ahí mismo esos alfajores junto a otras exquisiteces dulces que ella misma prepara. En el Bar de Antojos hay shows en vivo todos los domingos a las 18.30, que según Karina “se arma tipo café concert, muy íntimo y con mucha interacción con los artistas”.

Bar de Antojos queda en Magariñoz Cervantes 2509. Abre de lunes a sábados de 10 a 23 y los domingos de 16 a 23.

Café Rock La V

La noche bajo la autopista Perito Moreno puede parecer un espacio hostil, y sin embargo en su intersección con Lope de Vega -pleno Villa Luro- funciona un local que arde de motos, melenas largas y camperas de cuero, todo en un clima de homenaje a quienes escribieron la historia del rock argento y mundial.

Hace ya 13 años que Jorge Castreja y Ángel Castro abrieron este espacio por el que ya han pasado cientos de bandas que “manejan la puerta” y a las que no se les cobra por tocar. Sábados y domingos abre de las 21 horas al cierre en tanto los domingos tiene lugar la célebre “zapada de la V”, donde una banda hace una apertura y luego diferentes músicos que llevaron sus instrumentos espontáneamente se juntan para tocar. “Aparecen covers, clásicos, temas propios, de todo”, dice el organizador Adrián Martínez, y concluye: “a veces salen cosas que no lo podés creer y que pasan solo en las zapadas”.

Café Rock La V queda en Lope de Vega 250, Villa Luro. Abre viernes, sábados y domingos de 21 horas hasta el cierre.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *