EL LEGADO

Editorial del mes de noviembre /2017 Vínculos Vecinales inicia en esta edición una nueva etapa en su historia. La inicia a partir de una pérdida. El que fue su fundador, su alma, su cerebro y sus piernas durante los últimos treinta y dos años, Enrique Lifschitz, mi papá, falleció el pasado viernes 29 de septiembre.  […]

Enrique Lifschitz Notas Homenaje

Editorial del mes de noviembre /2017

Vínculos Vecinales inicia en esta edición una nueva etapa en su historia. La inicia a partir de una pérdida. El que fue su fundador, su alma, su cerebro y sus piernas durante los últimos treinta y dos años, Enrique Lifschitz, mi papá, falleció el pasado viernes 29 de septiembre. 

La mañana de su último día había ido a la imprenta a retirar el número de octubre de Vínculos Vecinales y a la tarde había empezado a repartirlo. A la noche su corazón, vital y entusiasta hasta último momento, dejó de funcionar. A los 86 años sus familiares y amigos recibimos de él un hermoso legado de vida.

Cuando aquel viernes encontramos en su casa la pila de periódicos listos para ser entregados, sus hijos nos pusimos de acuerdo para terminar el trabajo y repartirlos en el barrio. En ese momento pensábamos que teníamos entre manos al último número de Vínculos Vecinales. Pero pasó una semana y comenzó a tomar forma adentro mío la idea de continuar su obra. Lo hablé con mi familia y todos creyeron que mi papá estaría feliz, que seguro en algún lugar está feliz, de ver a su hija tomar la posta.

Esta edición del periódico está íntegramente dedicada a mi padre. Invité a participar de su realización a todos y todas los que lo conocieron y lo apreciaban en los diversos ámbitos que él frecuentaba. Les propuse escribir un texto sobre Enrique Lifschitz, en el que cuenten su relación con él, de dónde lo conocían, alguna anécdota de experiencias compartidas, lo que él les aportó o lo que tuvieran ganas. Mi objetivo era que todos los que sentían cariño por él pudieran expresarlo de alguna manera y que sus palabras sean parte de este número de Vínculos Vecinales.

La convocatoria fue recibida con entusiasmo por gran cantidad de personas que habían conocido a mi papá en distintos momentos de su vida y en los espacios sociales más variados.

 Fue emocionante ir leyendo los textos a medida que me llegaban. Fue sorprendente ir descubriendo el Enrique que cada uno describía. Al final entre todos construyeron la imagen de un hombre del que no puedo más que estar orgullosa. Tantos escribieron su recuerdo que no alcanzó un periódico para publicar a todos, seguiremos entonces en el número de diciembre recordando y homenajeando a Enrique.

Quiero agradecer a los que me alentaron en este proyecto y me ayudaron para que pudiera concretarlo. Especialmente a mi familia, a Bárbara Tricarico (Coordinadora del Registro de Medios Gráficos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires) y a Ignacio Di Toma Mues (Editor del periódico El Barrio de Villa Pueyrredón).

Enrique seguirá presente en las calles de Floresta a través de las páginas de Vínculos. Todas las instituciones del barrio, comercios, vecinos y vecinas, seguirán contando con este medio de difusión. Ese es mi desafío y mi compromiso. Desde ya, quedan todos invitados a participar de su construcción. 

Mariana Lifschitz

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *