De Villa del Parque al Servicio Meteorológico Nacional

Destacados Historias de Vida y Trabajo

Yanina García Skabar es Doctora en Ciencias de la Atmósfera. Creció en el complejo de edificios que -todavía hoy- los vecinos llaman “Hogar Obrero”. De adolescente viajaba hasta el Centro para cursar en el Nacional Buenos Aires. Y por aquellos años ya se perfilaba su amor por las Ciencias Exactas. “Cuando terminando la secundaria pensaba qué estudiar me interesaban profesiones que tuvieran matemática y física aplicadas, me atraía que mi trabajo pudiera tener un impacto en la sociedad”, cuenta la hoy jefa del Departamento de Investigación y Desarrollo del Servicio Meteorológico Nacional.

Por Mariana Lifschitz

VV. ¿De qué se trata trabajar en el Servicio Meteorológico Nacional (SMN)? ¿Cómo es el funcionamiento de este organismo público, cuya voz todos escuchamos?

YGS: El SMN tiene dos misiones: por un lado, observar (monitorear todas las variables de la atmósfera en forma continua) y por otro, hacer pronósticos. Tiene una sede central en Buenos Aires y algunas oficinas intermedias de pronóstico (las más importantes están en Córdoba, Resistencia, Comodoro Rivadavia y Mendoza). También hay estaciones meteorológicas que solo se ocupan del monitoreo, no de hacer pronóstico, de éstas hay alrededor de 125 en todo el país. Trabajan en total unas 1200 personas, de las cuales la mayor parte son observadores. Una buena cantidad son meteorólogos – los que hacen pronósticos-, y también estamos los investigadores, algunos contratados directamente por el SMN y otros que dependemos del CONICET.

VV. ¿Cuál es el trabajo del Departamento de Investigación y Desarrollo?

YGS:  Nuestro objetivo es mejorar las herramientas con las que el pronosticador trabaja. Básicamente son dos líneas: unos hacemos modelos numéricos y otros, interpretan la información que está disponible a través de sensores remotos (como los satélites o los radares), que son un montón de observaciones y de mediciones que requieren un importante trabajo previo para poder aprovecharlas. Nosotros hacemos el cruce de esas dos cosas.

VV. A riesgo de no entender nada, me aventuro a preguntarte: ¿qué es un modelo numérico?

YGS: Son ecuaciones físicas que describen la evolución de un grupo de variables que gobiernan la atmósfera (temperatura, velocidad y dirección del viento, humedad, presión). Utilizando un programa informático, tenés que resolver ese sistema de ecuaciones para todo el mapa de Argentina. Cuanto más exacta sea la información sobre el estado actual de la atmósfera que le indicás al programa, para determinado punto del mapa, mejor va a ser el pronóstico que te devuelva.

VV. A veces uno piensa: con todos los avances tecnológicos ¿cómo es posible que no se pueda predecir, por ejemplo, una inundación?

YGS: Es que la atmósfera es un fluido y como todo fluido es un sistema caótico, por lo tanto siempre hay incertidumbre. Cualquier movimiento de ascenso o de descenso, cualquier perturbación por mínima que sea puede generar un cambio muy grande, porque es un sistema muy inestable.  Por eso, lo que se hace en meteorología es dar el pronóstico y además decir cuánta confianza se tiene en ese pronostico: si obtengo muchos pronósticos iguales cambiando pequeñas cositas, entonces puedo confiar mucho en el pronóstico. Ahora si yo cambio pequeñas cositas y me da veinte pronósticos totalmente distintos, entonces el grado de probabilidad de ese pronóstico es bajo.

VV. ¿Argentina cuenta con equipos modernos o la tecnología que utilizan en el SMN está muy atrasada?

YGS: Uno de los problemas de la meteorología es que se necesita mucha capacidad de cómputo, y en ese sentido estamos más atrás que los países ricos. Pero igualmente lo que hacemos está al nivel de lo que se hace en el resto del mundo. Nosotros corremos modelos que usamos en Argentina pero también otros que se usan en otros lugares, que abarcan a todo el mundo. Hay mucha información para cruzar.

Una novedad de este año es que vamos a estrenar un equipo de cómputo muy grande, al que accedimos a través de una convocatoria llamada FONARSEC (Fondo Nacional Sectorial), que impulsa el Ex-Ministerio de Ciencia y Tecnología. Vamos a poder correr un ensamble de pronósticos que hace cinco años era impensable.

VV. ¿Cuál es tu sueño, profesionalmente hablando?

En realidad mi trabajo actual me da mucha satisfacción. Hago lo que quise hacer siempre, junto con un equipo de gente muy comprometida. Aunque la retribución económica no esté a la altura, se siente el entusiasmo de todo el grupo por hacer algo que le sirva a la sociedad. ♦

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *