Que nadie se quede sin su plantilla

Cada jueves Carlos Capretti monta un consultorio ortopédico en la Asociación Manuel Belgrano para ofrecer plantillas y prótesis a bajo costo.

Carlos Capretti es ortopedista, masajista y profesor de educación física. Un dato en su currículum vitae lo destaca como vecino de Floresta: estuvo tres años al frente de los equipos de fútbol amateur de All Boys, a cargo de toda la organización en las jornadas de competición. Hoy, dejó el deporte a un lado y está a pleno dedicado a sus otros dos oficios. En el barrio de Chacarita tiene su consultorio, “Ortopedia Villaroel”, donde atiende a pacientes que vienen por la obra social. “Pero hay veces que a la gente la plata no le alcanza”, dice Carlos, y en su afán de poder ayudar a todos buscó la manera de que sus plantillas y prótesis sean más accesibles.

Carlos realiza el corte de la base de una plantilla sobre un material llamado «plastazote».

El consultorio de La Belgrano

“Vivo cerca de la Asociación, siempre pasaba por la puerta sin saber bien qué era. Un día vi una fila de personas en la vereda y pregunté. Me contaron que iban a atenderse para encargar anteojos a bajo costo. Entonces comenté a qué me dedicaba yo y me ofrecieron un espacio, super macanudos”, cuenta Carlos cómo llegó a la Asociación de Fomento de la calle Tres Arroyos. Mucho no necesitaba para armar su consultorio: dos sillas y una mesa alcanzaron. Hoy hace cuatro meses que atiende allí.

“Recibo todo tipo de consultas de gente de cualquier edad. Cada caso es particular y hay que tomarse el tiempo para identificar el problema”, explica. “Chicos con pie plano, personas mayores que sienten cansancio o dolor al caminar, deportistas. También amputados porque además de plantillas hacemos prótesis”.

El camino de una plantilla

Identificado el problema del paciente, el paso siguiente es realizar una pedigrafía computarizada: la persona se debe parar descalza sobre un aparato llamado pedígrafo. Se trata de una plataforma sobre la que el paciente camina y una computadora va recogiendo datos que permiten saber el tipo de plantilla y la medida que necesita.

En base a esa información elaboran la plantilla, que se fabrica con materiales termoplásticos (silicona y espuma de latex). En La Belgrano Carlos ofrece el par a unos 3000 pesos, la mitad de su precio comercial.

En Floresta, Recoleta o La Quiaca

Carlos se preocupa por que las plantillas o las prótesis lleguen donde sea que esté el paciente. Si hay uno que no puede ir a buscarlas, él ve la manera de entregarlas, sea con un repartidor o en su propio auto. “Es que una vez que están hechas es importante que las empiecen a usar”.

Cuenta que una vez tuvo que internarse en el Hospital Rivadavia por una descompostura y tenía con él las últimas plantillas que le habían encargado. “Eran para una señora que justo vivía cerca del hospital. Entonces cuando me dieron el alta localicé su casa y se las llevé”, recuerda el ortopedista.

Tiempo atrás la Fundación Salvat lo invitó a participar de una campaña en La Quiaca. “Allá no se consigue lo que nosotros hacemos”, explica Carlos el motivo de que ese fin de semana en el noroeste argentino más de doscientas personas se hayan presentado ante él para encargarle plantillas.

Realizó las doscientas pedigrafías, volvió a Buenos Aires y se puso a fabricar. El encargo viajó por correo en tres bolsas repletas. Un amigo residente en Jujuy las recibió en su casa y se ocupó de entregarlas a los quiaqueños. ♦


Plantillas a bajo costo en La Belgrano
Dirección: Tres Arroyos 3861
Atención: Jueves de 14 a 18 hs
Más información: 11 3114-6052

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.