El semillero musical de la Escuela Nº 2

En Buenos Aires hay 15 escuelas de música infantiles públicas y gratuitas. En Floresta está la Nº 2, que es una de las más antiguas y con la oferta más variada. Su directora, María de los Ángeles Valladares, destaca la calidad de la formación y la mirada desprejuiciada con que abordan los distintos estilos musicales.

En Buenos Aires hay 15 escuelas de música infantiles públicas y gratuitas. En Floresta está la Nº 2, que es una de las más antiguas y con la oferta más variada. Su directora, María de los Ángeles Valladares, destaca la calidad de la formación y la mirada desprejuiciada con que abordan los distintos estilos musicales.

El semillero musical de la Escuela Nº 2

En Buenos Aires hay 15 escuelas de música infantiles públicas y gratuitas. En Floresta está la Nº 2, que es una de las más antiguas y con la oferta más variada. Su directora, María de los Ángeles Valladares, destaca la calidad de la formación y la mirada desprejuiciada con que abordan los distintos estilos musicales.

El ensamble de guitarras “Camarones”, integrado por alumnos de la Escuela de Música N° 2, tocó “Desde el alma”, “El Choclo”, “Caminito”, “Por una cabeza” y “Blue Bossa” el sábado de diciembre en que hicieron su muestra de fin de año en la parroquia Santa Rita. Después la cátedra de contrabajo interpretó “And I love her”, la de vientos (tres clarinetes y un saxo) tocó “Halleluya” (en la versión de la película Shrek) y el villancico “Noche de paz”. Finalmente, una veintena de voces infantiles cantaron “Luna Lanar”, “Il grillo” y una selección de cánones. El director del coro irradiaba alegría, satisfacción, mientras movía los brazos indicando el camino de la melodía a los jóvenes cantores. Es habitual que los chicos salgan a hacer conciertos en el barrio, cuenta María de los Ángeles Valladares, la directora de la escuela de música. Son momentos muy valiosos porque permiten que las familias y los amigos puedan ir a escucharlos y se difunda además la calidad del trabajo formativo que lleva adelante la institución.

María de los Ángeles Valladares es pianista, profesora de piano, directora de orquesta y licenciada en Músicoterapia.

Al caer la tarde

En la Escuela Primaria Común N° 13 Distrito Escolar 18, Coronel Melián (de Camarones y Segurola) y en la escuela de Recuperación N° 18 DE 18 que está justo a la vuelta (en San Blas y Segurola), en ambas sedes funciona la Escuela de Música N° 2 DE 18. Cuando suena el timbre a las 16:20 se van los chicos con delantal blanco y diez minutos después comienzan a llegar otros sin delantal, que en sus carpetas tienen hojas pentagramadas. Desde las 16:30 hasta las 21:00 de lunes a viernes es el horario de la escuela de música. Los estudiantes van dos o tres veces por semana. Actualmente la matrícula es de 600 alumnos, repartidos entre 35 cátedras. Desde los 7 hasta los 14 años aprenden un instrumento y lenguaje musical. Piano, guitarra y percusión son los tres más demandados. También hay clases de violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta traversa, flauta dulce, clarinete, saxo, trompeta, trombón y forno. Además están las cátedras grupales: coro, expresión corporal, folclore y conjunto instrumental. Y para los más chicos (4, 5 y 6 años) hay clases de “Iniciación musical y rítmica”.

Te puede interesar  Arpegios

“Algo en lo que tuve suerte es en la calidad humana y profesional de los docentes que hay en la escuela. Tienen un compromiso afectivo muy grande y muchas ganas de hacer, por eso la escuela funciona muy bien”, dice la directora, quien también dirige la “mega orquesta” integrada por chicos de las quince escuelas de música públicas de Caba. Si bien las inscripciones son en diciembre y rápidamente se cubren todas las vacantes, la directora aclara que la escuela hace “listas de espera” para quienes estén interesados en anotarse. Asegura que “todo el año están ingresando alumnos nuevos”.

– ¿Qué opinión tenés de los distintos estilos musicales?

– Por un lado, yo como músicoterapeuta sé que toda música es una manifestación social: todo lo que nace desde el corazón como medio de expresión y se ubica dentro de un patrón musical, es música. Y cada música va a impactar en los oyentes según su propia historia. Por otro lado, si respondo a tu pregunta desde mi lado más academicista, yo no puedo decir que la música clásica sea mejor que el tango o el folclore o la música de película. En nuestras escuelas aprenden todo: jazz, tango, folclore, música incidental, tanto de teatro como de película. En lo personal yo doy mucha música argentina porque creo que también ahí hay un mensaje de identidad nacional. Yo creo que Bach o Beethoven se difundieron gracias a sus propios compatriotas. Si nosotros como argentinos no difundimos a un Atahualpa Yupanqui, a un Astor Piazzola, a un Guastavino, a un Ginastera, nunca va a llegar a oídos de otros. Entonces, ¿qué mejor que nuestros propios alumnos las sepan tocar? Yo les digo a los chicos “miren, tocamos esta música que les gusta a ustedes, genial, pero yo como docente les propongo esto otro”. Y les cuento la historia. Y te aseguro que los chicos que están tocando en las escuelas de música tocan maravillosamente folclore y lo piden, tango y lo piden, académico y lo piden, música de películas y la piden también.

Te puede interesar  Autogestión que habría que aplaudir

Una donación muy agradecida

Las escuelas de música públicas afrontan la dificultad del elevado costo de los instrumentos a la hora de equiparse. Por más que cuenten con una cooperadora lo que logran recaudar no alcanza para comprar cuerdas que se rompen o reparar metales que se abollan, por poner un par de ejemplos. “Nuestros instrumentos siempre requieren atención de luthería. Está en manos de chicos que, por más que los cuiden, son muchos y la práctica constante hace que a veces se puedan dañar”. dice María de los Ángeles, quien ante este panorama redactó una carta solicitando ayuda y la envió a toda fundación que diera donaciones. Solo dos le respondieron: Yamaha y la Central del Diezmo. Esta última mandó un representante a la escuela sin previo aviso, justo un día que había concierto. “Después tuvimos el honor de que nos llamaran para decirnos que la escuela había sido seleccionada para entregarle la donación solicitada. Compraron un instrumento de cada uno de los que enseñamos en la escuela y además equipos de audio para las clases, compraron también platillos, un montón de cuerdas, cañas para clarinete y saxo, boquillas para los instrumentos de metal y un grabador que utilizamos para grabar los conciertos.”

Próxima mudanza

En el corto o mediano plazo, según cuanto demore el trámite administrativo en el Ministerio de Educación de Caba, la escuela de música se mudará (para unificar sus clases en una sola sede) a la Escuela N° 15 DE 18, Manuel Peña, en Segurola 1104 y Remedios E. de San Martín. ♦

(*) Foto de portada: Los chicos de la Escuela de música nº 2 hicieron su muestra de fin de año 2023 en la vecina parroquia Santa Rita.


Escuela de Música Nº 2
Camarones 4351 (y Segurola)
Teléfono: 4567 – 0314

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *