El gusto de aprender

Carreras cortas y primaria para adultos en la Quintino Bocayuva: Desde adolescentes a jubilados, más de cien vecinos y vecinas concurren a la escuela 8 del D.E. 12 en el horario vespertino.

Una chica de diecisiete años iba caminando por su barrio cuando alguien que estaba repartiendo volantes le alcanzó uno. El papel difundía los cursos gratuitos para adultos y adolescentes de la escuela Quintino Bocayuva. Ahí leyó: peluquería. ¡Justo lo que estaba buscando!  “Yo siempre quise aprender peluquería”, cuenta Lucila Medina, actualmente alumna de segundo año de esa carrera, “cuando me dieron el volante enseguida vine a averiguar, ahora ya estoy terminando y conseguí laburo en una peluquería acá a dos cuadras, así que estoy feliz”. Lucila destaca que en los cursos privados tenés que pagar por separado cada cosa que quieras aprender: corte, colorimetría, “todo te cobran y te arrancan la cabeza, en cambio acá es estatal y aprendés lo mismo sin pagar un peso”.

Stella Maris es alumna del curso de Accesorios de la moda y dice que sobre todo le gusta el ambiente: “El motor que tiene esto es la profesora, ella es la que nos empuja, porque somos gente mayor y venimos porque nos sentimos a gusto.” Su compañera Elena, agrega que muchas veces siguen viniendo luego de haber completado los dos años, simplemente porque se sienten bien: “es como una gran familia, compartimos charlas, hasta festejamos nuestros cumpleaños”, dice.

Una familia ensamblada

Esta escuela para adultos funciona en horario vespertino en el mismo edificio de César Díaz 3050 que durante el día recibe a los niños y niñas de jardín y primaria. La sección diurna cumplió hace poco cien años y la escuela de adultos ya tiene treinta. La población está compuesta fundamentalmente por vecinos y vecinas, algunos de los cuales son parientes de los chicos que cursan la primaria o al jardín. “Es como una familia ensamblada esta escuela”, dice la secretaria Beatriz Díaz, “forma parte de una comunidad que nos conoce desde siempre, que incluye desde el club Imperio Juniors que está enfrente hasta los negocios de Nazca, tenemos un camino bien recorrido”, concluye.

La oferta educativa

La escuela ofrece por un lado la posibilidad de completar la primaria a adultos y adolescentes a partir de catorce años. Esta formación incluye Alfabetización y Formación Integral 1 y 2. “El tiempo de cursada depende de cada persona. Hay gente que viene con muchos saberes previos y en un año puede egresar. Nosotros les ofrecemos que vengan para hacer un diagnóstico”, explica Díaz.

Por otro lado, la escuela cuenta con una oferta, que también es académica, de cinco cursos especiales, cuatro de ellos de dos años (electricidad, computación, accesorios de la moda y peluquería) y uno de un año (cosmetología). Para inscribirse se necesita tener la primaria completa. A continuación, detallamos el contenido de cada uno:

ACCESORIOS DE LA MODA y ARTESANÍAS

El programa incluye pintura sobre madera, sobre vidrio, decoupage, telares de varios tipos, porcelana fría, reciclado. También variedad de bijouterie: desde hacer un collar, una pulsera, un arito hasta llaveros, hebillas o prendedores. En cuanto a los materiales, nos cuenta la profesora Ana Griffoen que tienen un stock de uso común compuesto por elementos que quedaron de años anteriores, que además la cooperadora colabora con una compra y también las alumnas traen lo suyo.

La profesora Ana Griffioen (arriba a la izquierda) junto a un grupo de alumnas de Accesorios de la moda y artesanías .

COSMETOLOGÍA

Se enseña anatomía y fisiología de la piel, cómo modifica su funcionamiento con el paso de los años según los factores internos y externos. Poder distinguir los distintos tipos de piel y conocer los tratamientos adecuados para cada una. “Empezamos siempre por hidrataciones, luego aprendemos extracciones para lo que es acné y hacia el final del curso vemos piel madura, que es la más compleja”, explica la profesora Solange Outumuro. En cuanto al material utilizado en el curso, la escuela lo provee gracias a donaciones recibidas de los laboratorios.

PELUQUERÍA

Durante el primer año aprenden la teoría necesaria para trabajar en peluquería (estructura y tipos de pelo, todos los productos que ofrece el mercado). En cuando a la práctica, empiezan poniendo ruleros -para ablandar las manos- y luego pasan a cortar: primero utilizan pelucas de práctica y hacia fin de año se cortan el pelo entre las alumnas. El segundo año es todo práctica. Trabajan con gente que viene de afuera, conocidos de las alumnas o alumnos que se ofrecen a que le corten el pelo. El curso es completo: hacen tintura, reflejos, claritos, iluminación, alisado, permanente, peinados, corte de dama, caballeros y niños.

Clase de peluquería. A la izquierda, la profesora Carmen Flores.

ELECTRICIDAD

El objetivo del primer año es que aprendan a hacer una instalación domiciliaria. La teoría incluye: qué es la corriente eléctrica y cómo se genera, tipos de cables, planos, reglamentos, conocimiento de simbología, cálculo y dimensionado de los cables.  “Nuestra aula es un aula-taller”, comenta el profesor Fernando Hervas, “el primer trabajo práctico es pelar cables, el siguiente hacer empalmes”. En el segundo año ven reparación de artefactos. “Reparamos cosas que traen los mismos alumnos y también los secadores de pelo y planchitas del curso de peluquería”, cuenta Hervas, y explica que como todos los artefactos funcionan de un modo similar, aprendiendo a reparar uno ya es posible saber cómo hacerlo con otros. Los últimos meses del curso ven motores eléctricos y trifásica.

COMPUTACIÓN Y TECNOLOGÍAS DIGITALES

Se trata de una aproximación a las herramientas necesarias para usar computadoras, tablets y celulares. Comienzan con manejo de archivos: crear carpetas y guardar información, trabajando con el programa Word. Luego ven Power Point, donde aplican todo lo aprendido en Word, relacionándolo con un nuevo programa. A la par, aprenden a navegar en internet, copiar y pegar información de la web en Word o Power Point, entrar a diarios, utilizar buscadores y correo electrónico. En el segundo año se ve Excel, ven redes sociales y blogs. En los celulares aprenden a bajar alguna aplicación que necesiten, también a utilizar whatsapp en la computadora. “Tratamos de ir aggiornando las clases para que contemplen las necesidades que traen los alumnos y alumnas”, dice la profesora Diana Mazzini. ♦

(*) Foto de portada: Clase de Cosmetología, con la profesora Solange Outumuro (izquierda)

1 thought on “El gusto de aprender

  1. Me recibí de cosmetologa en el 2019. Sol, una profesora excelente como profesora y persona. El curso, es intensivo e interesantísimo. Sol, muy dedicada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *