Entre la casa de ayer y la torre de mañana

Vecinos de la comuna 11 llaman a tomar conciencia urbana. Buscan frenar la oleada de desarrollos inmobiliarios que demuelen casas para construir torres. Convocan a defender la calidad de vida y la identidad del barrio.

Para entender por qué los barrios se están llenando de edificios es necesario adentrarse un poco en la reglamentación, en el corazón de la norma que se llama Código Urbanístico (CUr). Su función, según estipula la legislación de Caba, es arbitrar “sobre los espacios públicos y privados y las edificaciones que en ellos se desarrollen, considerando las dimensiones ambientales, morfológicas y funcionales de la ciudad en general y las particularidades de las zonas, barrios y sectores”.

Hasta el 2018 el CUr contaba con tres herramientas para regular el tamaño de las construcciones en la ciudad: el FOT (Factor de Ocupación Total), que establecía la superficie máxima construible sobre cada parcela; el FOS (Factor de Ocupación del Suelo), que indicaba el porcentaje de suelo que se podía construir en planta baja en un determinado lote, cuidando que no invada el pulmón de manzana; y la tercera era la altura máxima, que variaba según el ancho de la calle.

En el 2018 la Legislatura votó un nuevo Código Urbanístico y ese cambio desencadenó la oleada de demoliciones de casas antiguas y construcciones de torres que vivimos hoy.

En el 2018 la Legislatura votó un nuevo CUr que eliminó el FOT y el FOS y ese cambio desencadenó la oleada de demoliciones de casas antiguas y construcciones de torres que vivimos hoy. Este CUr se desentiende de la dimensión ambiental y de las particularidades de cada barrio. Relaja los límites a las edificaciones y lo hace de manera universal para toda la ciudad.

Demolición tras demolición

“Si a mí me hablabas el año pasado del código urbanístico no tenía idea”, dice Jésica, una psicóloga que vive en Simbrón y Campana y hace poco se sumó al grupo Conciencia Urbana Comuna 11. “Ahora me enteré que en el 2018 hubo un cambio en ese código que termina transformando el barrio de una manera no deseada”.

La capacidad constructiva aumentó hasta un 700 %, porcentaje que varía según la ubicación del terreno y según sus dimensiones. Las modificaciones al CUr permiten no solo más metros en altura, también se extienden a lo ancho, anulando el pulmón de manzana.

Te puede interesar
  Una plaza muy particular

Jésica y su marido volvieron en el 2015  a vivir en el PH que tenían en Villa del Parque después diez años en el extranjero. “En ese momento la única novedad que encontramos en el barrio fue un edificio enfrente, donde antes había una hermosa casa. Pero este año fue como si de un día para el otro nos despertáramos y viéramos demolición tras demolición de casas que estaban en re buen estado”.

Tomando Conciencia

“Ya uno vio avasallar el código urbanístico anterior. Quince años atrás empezaban las inmobiliarias a buscar propiedades en Villa del Parque para poder hacer edificios”, recuerda Daniel, un contador vecino de toda la vida que en el 2010 logró junto a otros que la Legislatura apruebe una ley, la 4367,  que protegía de la construcción en altura a un “polígono” de Villa del Parque ubicado del lado norte de las vías del San Martín.

“Esa ley permitía construir hasta quince metros, lo que da tres o cuatro pisos, eso frenó las demoliciones porque edificios de esa cantidad de pisos no eran negocio. La modificación del CUr del 2018 barrió con esta protección.”

Hoy nuevamente las circunstancias llevan a las vecinas y vecinos a reunirse para defender el sol que entra por la ventana, la vista abierta, el aire fresco que llega del jardín vecino,  la identidad del barrio.

Hoy nuevamente las circunstancias llevan a las vecinas y vecinos afectados a reunirse para defender el sol que entra por la ventana, la vista abierta, el aire fresco que llega del jardín vecino,  la identidad del barrio. “Conciencia Urbana es  un grupo totalmente apartidario que lo armamos para sumar energías y decidir entre todos qué camino tomar”, dice una de las impulsoras.

Acciones

En la plaza Aristóbulo del Valle cada fin de semana ponen una mesa y cuelgan banderas. Juntan firmas, entregan folletos y charlan con los vecinos que se acercan. “Cuando uno conversa con la gente el noventa y nueve por ciento te dice sí, en mi cuadra están demoliendo, en la otra también y a veces no saben ni por qué está pasando eso”, advierte Jésica la necesidad de poner énfasis en la difusión a la vez que buscan un diálogo con funcionarios y políticos.

Te puede interesar
  “El Rocca es del barrio”

“Tuvimos una reunión con el Secretario de Desarrollo Urbano de Caba, Álvaro García Resta, que nos recibió muy amablemente. Él tiene una defensa fuerte de lo que considera el desarrollo de las ciudades pero sí reconoció que este Código tiene mejoras para hacer y apuntó a consensuar posiciones”, cuenta la vecina.

Por otro lado abrieron una vía legislativa acompañados por la diputada Claudia Neira (FdT) y su asesor Mariano Orlando, quienes vienen trabajando con colectivos de otros barrios que tienen reclamos similares.

El objetivo es presentar en la Legislatura un proyecto de ley vecinal que retrotraiga la normativa al CUr anterior en Villa del Parque y Villa Santa Rita.

El objetivo es presentar en la Legislatura un proyecto de ley vecinal que retrotraiga la normativa al CUr anterior en Villa del Parque y Villa Santa Rita. (En la Comuna 11 los vecinos de Devoto  ya presentaron un proyecto y están a la espera de la aprobación.)

De todos modos, es sabido que presentar reclamos o proyectos en una mesa de entradas está bien pero no alcanza. Hace falta salir a la calle, ser visibles y que la voz se amplifique. Por eso los de Conciencia Urbana convocaron el lunes 12 a un semaforazo en Beiró y Cuenca con la consigna  “basta de edificios en altura en nuestros barrios”.

Derechos confrontados

“Uno puede reconocer que hay derecho al desarrollo inmobiliario. Pero los que habitamos los barrios también tenemos derecho a que nuestra calidad de vida no se degrade”, argumenta Jésica y concluye: “yo creo que este derecho debe pesar más porque la gente no puede elegir cambiar de casa como quien cambia de camiseta”.♦


Conciencia Urbana Comuna 11
Instagram: @concienciaurbanac11
Facebook: Urbana Comuna Once

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.