CANBA: noventa años de club de barrio

Gestionado por un grupo de amigos de toda la vida, el club llega reluciente a sus noventa años. Patín, baby fútbol y “jornada extendida”: las tres actividades que llenan sus días.

Gestionado por un grupo de amigos de toda la vida, el club llega reluciente a sus noventa años. Patín, baby fútbol y “jornada extendida”: las tres actividades que llenan sus días.

CANBA: noventa años de club de barrio

Gestionado por un grupo de amigos de toda la vida, el club llega reluciente a sus noventa años. Patín, baby fútbol y “jornada extendida”: las tres actividades que llenan sus días.

Un salón con buffet y un gimnasio, dos palmeras en la vereda y letras luminosas en lo alto de la fachada: las iniciales de Club Atlético Nuestro Buenos Aires. El CANBA es un club chico, gestionado por un grupo de amigos que se autodefinen como “de la vieja guardia”. Ellos no son como la mayoría de las madres y padres de hoy, que “están de paso, van al club para acompañar al hijo a la actividad y cuando la actividad termina cada uno tiene su vida”, dice el presidente, Nelson Boniface, y agrega: “Para nosotros el club es parte de nuestra vida. Nosotros nos criamos acá, con nuestros papás jugando a las cartas y nosotros corriendo.”

Nelson Boniface, el actual presidente, comparte la conducción con Gaston de Vita (vicepresidente), Carlos Rocco (tesorero), Julio Montanelli (protesorero), Gabriel Urrutia (prosecretario) y Favio Espindola (secretario).

Llegar a los 90

CANBA tiene hoy unas instalaciones totalmente cuidadas, tan prolijas como organizada está su rutina. Durante las mañanas y las siestas van los chicos y chicas de la escuela Kennedy (de Arregui y Bruselas) con los profes de la modalidad Jornada Extendida. “Están como quieren”, dice Nelson, “nosotros les damos la llave y tienen todo el club a disposición para realizar sus actividades y para almorzar. Pueden usar el televisor, tienen internet, en invierno el aire acondicionado para calefaccionar.”

A las cinco de la tarde comienza patín: un deporte que atrae a unas 80 patinadoras y algunos patinadores desde tres años hasta adultas, coordinados por dos profes con 17 años de trayectoria enseñando en este mismo club, las hermanas Ivana y Rocío Fanelli. Ivana llegó a ser campeona panamericana de patín y actualmente está abocada solo a la docencia; Rocío aún es parte del seleccionado nacional y el año pasado viajó al mundial.

Patín, un deporte con tradición en el CANBA.

A las seis y media los patines ruedan hacia afuera de la cancha y entra, por las siguientes tres horas, la pelota de baby fútbol. En baby participan unos 200 chicos de cuatro a doce años. Esta actividad renovó su impulso justo antes de la pandemia, cuando tomó la coordinación un joven profesor de educación física, Carlos Rocco. “Es la primera vez que pasa en la historia del club que tenemos el lujo de decir que no hay vacantes”, dice el entrenador, quien además es hijo del actual tesorero, también llamado Carlos Rocco.

Te puede interesar  Club Imperio Juniors

A las 21:30 se van los niños más grandes de baby y a partir de ese horario la cancha es alquilada por grupos de adultos. El salón también lo alquilan para eventos, muchas veces cumpleaños infantiles. Tanto del alquiler de la cancha como el del salón se encarga el señor del buffet.

Juan Pinto y el amor al baby fútbol

El nombre y apellido está pintado con grandes letras azules en uno de los paredones del gimnasio, como para recordar eternamente su legado. Juan Pinto fue el tío de Nélson y le reconocen haber hecho del baby fútbol una actividad oficial dentro de CANBA.

Cuenta la historia que en los 70 los chicos no tenían el espacio que hay hoy para jugar al fútbol. Ellos jugaban de local, en nombre de su club, en “la plaza de All Boys” (la Monte Castro). “En realidad no representaban a nadie, jugaban sin fichajes, sin ropa, en campeonatos interbarriales. Hasta que Juan Pinto les dijo ¨van a jugar para el CANBA pero con equipo, con remera¨. Así nació el baby en este club”, cuenta Carlos Rocco.

Los chicos y chicas de Baby de CANBA un sábado de partido. Foto: @canbafutbol

Él mismo disfrutó ese legado porque pasó su infancia jugando baby fútbol en CANBA y, dice, esos son sus mejores recuerdos. “Daría lo que sea por volver a tener cuatro años y pisar esta cancha por primera vez”. “Las ganas de levantarte un sábado, de vestirte para ir al partido, de encontrarte con tu equipo en el club del barrio, eso lamentablemente no lo vivís después. El futsal no tiene esa esencia”, confiesa su sentir el profe de los chicos que hoy están teniendo estas vivencias en CANBA.

Te puede interesar  Cuando el club es tu segunda casa

El festejo

El club se fundó el 8 de mayo de 1933. La celebración de los 90 años será en junio, con un gran asado. Quienes le guardan cariño, socios de ayer y hoy, pueden ir reservando su mesa.♦


Club CANBA
San Blas 4577
Instagram: @canbafutbol @canbacluboficial

1 comentario en “CANBA: noventa años de club de barrio

  1. Un gran Club. La excelencia pasa por el nivel humano de los que gestionan las actividades deportivas. Para mandar a los hijos tranquilos.. aprenden, se divierten y generan un lugar de pertenencia. Vamos GEVS!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *