“Cuidemos a los clubes de barrio, cuidemos estos espacios de igualdad”

Los aumentos de las facturas de luz, gas y agua, sumados a una multiplicidad de trabas burocráticas, ponen en riesgo la continuidad de los clubes de barrio. ¿Qué puede hacer la Legislatura porteña para ayudarlos? Sobre esto conversaron legisladores y dirigentes de entidades deportivas en un reciente encuentro en Villa Sahores.

Los aumentos de las facturas de luz, gas y agua, sumados a una multiplicidad de trabas burocráticas, ponen en riesgo la continuidad de los clubes de barrio. ¿Qué puede hacer la Legislatura porteña para ayudarlos? Sobre esto conversaron legisladores y dirigentes de entidades deportivas en un reciente encuentro en Villa Sahores.

“Cuidemos a los clubes de barrio, cuidemos estos espacios de igualdad”

Los aumentos de las facturas de luz, gas y agua, sumados a una multiplicidad de trabas burocráticas, ponen en riesgo la continuidad de los clubes de barrio. ¿Qué puede hacer la Legislatura porteña para ayudarlos? Sobre esto conversaron legisladores y dirigentes de entidades deportivas en un reciente encuentro en Villa Sahores.

«Señora Presidenta: Creemos no equivocarnos si afirmamos que todos los sectores de nuestra sociedad comparten la creencia en la enorme importancia que la participación en prácticas deportivas tiene para el desarrollo personal y colectivo. Es ampliamente compartida también la creencia en la centralidad y trascendencia de los clubes -en particular los de barrio- para el acceso masivo a ese tipo de prácticas en nuestro país. Sin embargo, ambas cosas, la posibilidad de practicar deportes, en particular en la infancia y la adolescencia, y la existencia misma de esa fantástica institución social, de carácter asociativo y sin fines de lucro, están en peligro.”

Las palabras del párrafo anterior encabezan los fundamentos del proyecto de ley “Hay equipo”, presentado en la legislatura porteña el 16 de abril por Matías Lammens, cuyo objetivo es que el GCBA retome un programa que tenía Nación en la gestión anterior destinado a solventar las cuotas sociales de los chicos de hogares carenciados que realizan actividades deportivas.

Imposible no sentir un nudo en el estómago si el doble peligro mencionado se percibe como real. Pero, ¿qué conjugación de circunstancias pone en riesgo a los clubes de barrio?

“Pagaba 100.000 de luz y ahora me vinieron 540.000 pesos. Y no solo no vamos a poder pagar las facturas. Están los seguros, están los planos, están las obras de adecuación que te piden, todo eso es mucha plata” –explica Stella Maris Pitta, la presidenta del club Mitre de Floresta–. “Nosotros no podemos trasladar estos aumentos a la cuota porque los pibes se van a ir y nosotros vamos quebrar.”

“Nosotros no podemos trasladar estos aumentos a la cuota porque los pibes se van a ir y nosotros vamos quebrar.”

“A los clubes de barrio nos piden desinfección, limpieza de tanques, desfibrilador, plano de evacuación, sistema de autoprotección presentados ante Defensa Civil”, enumera Rodrigo Gago, del club Pacífico de Villa del Parque, quien además es especialista en Seguridad e Higiene y comprende lo complejo del requerimiento para instituciones como los clubes, gestionadas por vecinos movidos por la buena voluntad. “Nos exigen como si fuéramos una multinacional”, dice, y la frase será replicada por las voces de varios dirigentes durante la reunión.

“Nos exigen como si fuéramos una multinacional”

El encuentro que acercó a representantes de clubes de barrio con los legisladores de Caba, integrantes de la Comisión de Deportes, fue en el Club Villa Sahores el 11 de abril. Estuvieron presentes Maia Daer, legisladora del bloque de Unión por la Patria y presidenta de la comisión. Francisco Loupias, vicepresidente, del bloque UCR Evolución. También participaron Lucía Montenegro (La Libertad Avanza), Sebastián Nagata (Confianza Pública), Alejandro Grillo (UxP) y Matías Barroetabeña (UxP). Los legistadores Matías Lammens (UxP) y Juan Pablo Modarelli (UxP) enviaron a asesores.

Te puede interesar  Desde el alba de los clubes
En un gimnasio repleto, dirigentes de clubes de barrio y legisladores porteños de la comisión de deportes conversaron sobre la situación de los clubes.

Qué puede hacer la Legislatura

Tal como enuncia el párrafo transcripto del proyecto de ley “Hay equipo”, todo el arco político acuerda sobre la importancia de los clubes en el entramado social de los barrios.

“Son colaboradores y asistentes ahí donde los gobiernos no están”, dijo Loupías; “para que nuestros hijos pasen tiempo de calidad en los clubes ustedes son una parte fundamental”, dijo Nagata; Incluso Montenegro, la legisladora de La Libertad Avanza, cuyo partido defiende la conversión de los clubes en sociedades anónimas, sorprendió a más de uno con su posicionamiento: “Yo hago artes marciales, estuve en clubes de barrios carenciados dando clases gratis mucho tiempo y conozco perfectamente su problemática, también la necesidad de los jóvenes y de las familias de estar contenidos en estos lugares”.

“Por la tarea social que realizan, por la importancia que tienen los clubes en los barrios, nosotros queremos acompañarlos. No queremos quedarnos en nuestros escritorios y desde ahí legislar”, dijo la presidenta de la comisión, Maia Daer.  Y enseguida aclaró: “También sabemos que milagros no hacemos y que éste es un trabajo colectivo donde hay que llegar a consensos.” A continuación, contó que el día anterior habían presentado un proyecto con el fin de recaudar más fondos para los clubes de barrio cobrando una tasa a las apuestas online de la Lotería de Caba.

Otro proyecto en danza, presentado el 22 de abril, lleva como título “Emergencia de Clubes de Barrio”. En el encuentro de Sahores lo dio a conocer Uriel Obaya, asesor del legislador Juan Pablo Modarelli, autor del proyecto.

En su exposición, mencionó las siguientes propuestas: 1) declarar de Interés Social y Deportivo a todos los clubes de barrio; 2) crear un fondo para clubes de barrio a partir de la recaudación de los juegos de azar (5%), del fondo anticíclico (2%)  y 50 % de lo recaudado en los operativos antidroga; 3) facilitar el control de la salud: que los clubes de barrio puedan llevar a los chicos a hacer los aptos físicos en aulas modulares conveniadas con la UBA o con los Cesac y que luego haya un seguimiento de los problemas de salud detectados; 4) subsidiar las cuotas sociales de los chicos pertenecientes a familias carenciadas; 5) crear una línea de créditos para los clubes,  que sea el 50% de la tasa más baja del Banco Ciudad y que tenga tres meses de gracia; 6) crear una especie de boleto deportivo, similar al estudiantil, que cubra al menos tres viajes a la semana al club; 7) desfibrilador obligatorio: que su costo sea solventado por la Ciudad. 8) crear un programa de viandas o comedores para asegurar la alimentación de los chicos de bajos recursos que asisten a los clubes, “porque entendemos que en las crisis en Argentina siempre los primeros que ponen el pecho son los clubes de barrio”. El asesor cerró con este reconocimiento el punteo de los ítems planteados en el proyecto de ley.

Te puede interesar  Que Devoto gane un museo
De izquierda a derecha, las/os legisladoras/es: Maia Daer (UxP), Francisco Loupias (UCR Evolución), Sebastián Negata (Confianza Pública) y Lucía Montenegro (LLA)

Clubes unidos

Los y las dirigentes de clubes agradecieron la predisposición de las y los legisladores que se acercaron hasta Sahores. Al mismo tiempo, no dejaron de expresar su preocupación por que “todas estas ideas, que son muy buenas, no vayan a quedar en la nada”. “Por favor, no nos defrauden”, les rogó una dirigente.

La mirada también se volvió hacia los pares: “los clubes tenemos que reunirnos”, “tenemos que ayudarnos”, “tenemos que trabajar juntos”, dijeron una y otra vez.

Pablo Gerez, que como Secretario General de Sahores era el anfitrión del encuentro, destacó: «todos los dirigentes enfrentamos la misma problemática, la preocupación por cuidar estos espacios de igualdad centenarios que son los clubes de barrio, sentimos la obligación de mantenerlos limpios y puros para los chicos, para los grandes, y para las futuras generaciones.”

También destacaron la necesidad de impulsar otro proyecto de ley que reglamente cuáles son los requisitos que a la AGC le corresponde exigirles, ya que la falta de esa ley hace que cada inspector les reclame cosas distintas, en ocasiones los clausuren, los multen y con frecuencia los pongan entre la espada y la pared.

Después de la reunión

Luego del encuentro del 11 de abril algunos legisladores comenzaron a «articular las reuniones que les solicitamos», dijo a Vínculos Vecinales el dirigente Lito Grifasi, Sec. General de la Federación Clubes Unidos. Y agregó: «Por otro lado, la Subsecretaria de Deportes de Caba invitó a todas las federaciones de clubes a acercarse a conversar. Y a nivel nacional, la diputada Gisella Marziotta está impulsando una Ley de Emergencia para los clubes de barrio

Este proyecto propone una «tarifa cero» durante doce meses para los servicios de electricidad, agua y gas, y la inembargabilidad de los inmuebles afectados a servicios deportivos, recreativos y sociales. Hay en todo el país más de 12.000 clubes que serían beneficiarios de estas exensiones. ♦


Clubes Unidos
Instagram: @clubesdebarriounidos

FEDECIBA
Instagram: @fedecibafederaciondeclubes

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *