Conciencia Urbana, segunda temporada

La organización vecinal Conciencia Urbana inició este año una nueva temporada en su lucha por frenar la construcción de torres entre las casas bajas de la comuna 11. Llaman a sumarse a todos aquellos vecinos y vecinas que compartan la causa.

La organización vecinal Conciencia Urbana inició este año una nueva temporada en su lucha por frenar la construcción de torres entre las casas bajas de la comuna 11. Llaman a sumarse a todos aquellos vecinos y vecinas que compartan la causa.

Conciencia Urbana, segunda temporada

La organización vecinal Conciencia Urbana inició este año una nueva temporada en su lucha por frenar la construcción de torres entre las casas bajas de la comuna 11. Llaman a sumarse a todos aquellos vecinos y vecinas que compartan la causa.

Organizado por Conciencia Urbana, vecinas y vecinos de la Comuna 11 asistieron días atrás a un encuentro en el SUM de la Plaza Aristóbulo del Valle para conversar sobre la evolución de problemáticas relacionadas con la planificación urbana (o la falta de ella) y el uso del espacio público, temas sobre los que este colectivo viene reclamando hace tiempo.

Acaparó gran parte de la reunión el actual Código Urbanístico y el proyecto de ley que presentó Conciencia Urbana en la Legislatura en 2023 para frenar las demoliciones de casas con arquitectura patrimonial en buen estado y su reemplazo por edificios altos en manzanas de casas bajas.

También, hablaron del Distrito del Vino y la disposición judicial que lo declaró nulo, de los decks gastronómicos que no están autorizados y del arbolado público afectado por las podas y las extracciones.

También pusieron énfasis en la necesidad de “sumar más gente” a las próximas convocatorias. “Es importante el boca a boca, que más vecinos y vecinas se acerquen a informarse de lo que está pasando y que todos pongamos un poco de nuestro tiempo”, coincidieron.

A su vez, subrayaron la importancia del Consejo Consultivo Comunal como un espacio  fundamental de participación ciudadana.

Las voces del barrio reunidas

Pasadas las 18.30, el SUM Julio Cortázar de la plaza de Villa del Parque fue recibiendo a las primeras integrantes de Conciencia Urbana, la agrupación socio ambiental de vecinos y vecinas autoconvocados de la Comuna 11 que se conformó años atrás, a partir de la desazón provocada por los efectos del Código Urbanístico (CUr) aprobado en 2018.

En una improvisada ronda, los primeros participantes invitaron a formar parte de la charla a Juan Ignacio Morel, funcionario de la Comuna 11 que trabaja junto al presidente de la Junta, Nicolás Mainieri, quien se sumó al intercambio con la intención de conocer las causas que movilizaban la reunión.

Desde el grupo vecinal informaron que el proyecto de ley para modificar el Código Urbanístico que presentaron  en la Legislatura porteña el año pasado aún no fue tratado por los diputados de la Comisión de Planeamiento Urbano -que es la que evalúa este tipo de proyectos-. Morel se mostró interesado en conocerlo y pidió al grupo que se lo envíen.

«…siguen tirando abajo casas para sumar cemento. Nosotros pedimos que se suspendan la entrega de permisos de obra nuevos hasta que se discutan los cambios al Código en la Legislatura.»

Conversaron también sobre las modificaciones al CUr que planea hacer el nuevo ejecutivo que hoy por hoy son una incógnita, ya que desconocen los alcances del texto en el que trabajan en la sede del Gobierno porteño. Solo saben que afectaría a una quincena de barrios. Es que los cambios a la norma urbanística fueron parte de las promesas de campaña de Jorge Macri. Por entonces y hasta el día de su asunción el 10 de diciembre, el alcalde reconoció que era necesario reformular el Código. No obstante, aún no remitió al Parlamento su proyecto, por lo cual el malestar entre los vecinos sigue latente.

Te puede interesar  El debate por el destino del Rocca se renueva en Floresta y Monte Castro
Una de las tantas jornadas en las que integrantes de Conciencia Urbana dedicaron su tiempo a informar a los vecinos sobre la relación entre el CUr vigente y la transformación edilicia del barrio.

“La escucha a los vecinos es vital porque pasa el tiempo y se siguen tirando abajo casas para sumar cemento. Nosotros pedimos que se suspendan la entrega de permisos de obra nuevos hasta que se discutan los cambios al Código en la Legislatura”, consideró Sandra Barbonetti, integrante de Conciencia Urbana.

Ligado a la problemática de la proliferación de las nuevas edificaciones, evaluaron también el fallo judicial que declaró la nulidad de la ley de creación del Distrito del Vino. Este proyecto -que implica a Villa del Parque y Devoto en la Comuna 11- estuvo motorizado por la gestión de Horacio Rodríguez Larreta para potenciar la actividad vitivinícola en la zona. El proyecto oficial, según las organizaciones barriales, no contó con la instancia de participación ciudadana de la audiencia pública. La omisión motivó que la Asociación Civil Observatorio por el Derecho a la Ciudad presentara en la justicia local una acción de amparo colectivo ambiental. En los últimos días de febrero, el juez Guillermo Scheibler hizo lugar a la solicitud en un fallo que muchos vecinos celebraron, aunque en la reunión comentaron que el Gobierno porteño ya apeló.

Posteriormente, cuestionaron la existencia de las plataformas gastronómicas sin autorización por los  diversos problemas que generan (choques de autos contra los decks, basura acumulada bajo las tablas,  reducción del espacio para transitar en las veredas y  en las calles, entre otros) y por el avance privado sobre el espacio público. Al respecto, Morel indicó que “en toda la Comuna 11 hay 36 permisos otorgados”, lo que refleja un número muy por debajo de la cantidad de plataformas que se contabilizan entre los cuatro barrios.

Te puede interesar  Entre la casa de ayer y la torre de mañana

Cerca del final del encuentro, los presentes manifestaron también la preocupación por la extracción -muchas veces injustificada- de árboles, como el caso de dos ejemplares que fueron retirados de la plaza Aristóbulo del Valle tras el temporal del 17 de diciembre. Más allá de los daños que sufrieron aquella jornada, recordaron que eran ejemplares añosos que aportaban múltiples beneficios al medio ambiente.

“Hay que conseguir que más gente venga a las reuniones, que se informe y que se sume a trabajar”

Los concurrentes agradecieron a Morel  la posibilidad que dio la Comuna de abrir el SUM para este encuentro. El funcionario recibió todas las demandas y ofreció su número telefónico para continuar en contacto.

Hacer crecer la participación

“Hay que conseguir que más gente venga a las reuniones, que se informe y que se sume a trabajar”, fue la moción replicada por las vecinas y vecinos antes de concluir la reunión en el SUM de la plaza, ya de noche.

Durante el 2023, las y los integrantes de Conciencia Urbana llevaron adelante decenas de actividades para expresar su rechazo al CUr: semaforazos en puntos neurálgicos de la Comuna,  mesas en plazas  y recolección de firmas, reuniones con colectivos similares de otros barrios y reiteradas recorridas por los despachos de la Legislatura para divulgar la problemática entre los diputados. Tuvieron algunos logros como la fue la sanción de la ley para que el barrio de Villa Santa Rita tenga su primera plaza. En este encuentro de marzo quedó planteado el desafío de sumar más voluntades, poner en marcha nuevas iniciativas que fortelezcan la participación ciudadana y poder canalizar esas intervenciones de vecinas y vecinos dentro del Consejo Consultivo Comunal. ♦


Conciencia Urbana Comuna 11:
Instagram: @concienciaurbanac11
Consejo Consultivo Comunal 11:
Instagram: @consejoconsultivo11

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *