El Polideportivo Pomar. Público, gratuito y de calidad.

Está ubicado en la manzana formada por las calles: Mercedes, Alejandro Magariños Cervantes, Chivilcoy y César Díaz.  Chicos y grandes de todas las edades practican en él distintos deportes en forma totalmente gratuita.

“Quiero que los vecinos lo sientan suyo”, dijo su administrador, David Lugo, en diálogo con Vínculos Vecinales.  En un momento en que el Poli despliega una gran variedad de actividades deportivas y se prepara para  dar lugar a una movida cultural en el barrio, nosotros estuvimos allí, recorriendo el predio y charlando con los vecinos que lo utilizan.

Un martes a la tarde fuimos al Poli  de visita, serían entre las cinco y las seis. El sol de otoño, ya bastante bajo, hacía que las sombras de los árboles, los arcos de fútbol y los aros de básquet se proyectaran alargadas sobre el césped y las canchas. En unas mesas y  bancos de cemento había cuatro chicas merendando; aún no se habían sacado el delantal blanco; las mochilas del cole andaban por ahí, cerca suyo. Más allá, un grupo de varones de siete u ocho años esperaban peloteando que empiece su clase de fútbol. Y en la cancha de al lado, unos adolescentes también jugaban a la pelota. Daba gusto ver todo bien cuidado. Bordeamos la pileta y vimos a un grupo de obreros trabajando en el techado. Volvimos al edificio cubierto. Serían quince niñas las que en un gimnasio, sentadas en el piso, reunidas alrededor de su profesora, escuchaban la consigna de la siguiente actividad. Luego se pararon y se distribuyeron por el espacio, saltando o bailando… era una clase de Gimnasia Rítmica.  Dos padres y una madre de algunas de estas niñas tomaban mate en el pasillo ancho que conduce a la parte descubierta. Escuchamos que estaban planificando hacer un asado aquí en el Poli un fin de semana próximo. Nos acercamos a ellos para preguntarles sobre su relación con el lugar:

MADRE: Nos enteramos del Poli a través de otra mamá que desde años anteriores hace actividades acá. Lo vinimos a conocer y nos encantó. Ya es el segundo año que venimos. Nos gusta que podés tener a los chicos acobijados en un solo lugar haciendo distintos deportes, además entre los papás y mamás nos conocemos, conocemos a las docentes. Los chicos están cuidados. Venimos tranquilos.

PADRE: Yo estoy contento también con el lugar, me gusta mucho. No veo diferenca con un club, la infraestructura es igual.

MADRE: Todas las actividades de acá son gratis, si querés colaborar podés colaborar pero no te lo exigen.

VV: Escuché que están organizando un asado…

MADRE: Sí, los chicos hacen deporte y los grandes comemos (risas).

VV: ¿Y cómo es el mecanismo, tienen que reservar antes?

PADRE: Sí, uno abona en la Cooperadora y te reservan el lugar. Ésta es la primera vez que vamos a usarlo.

VV: ¿Se sorprendieron de encontrar un espacio así, público y gratuito en el barrio?

MADRE: Yo sí. Y la verdad que es un placer porque estoy a tres cuadras. Siempre hice actividades aranceladas para las que me tenía que movilizar con el auto, así que venir caminando me encanta.

PADRE: Yo lo conocía de chico, veníamos a jugar al fútbol los domingos a la tarde… ahora vengo en colectivo pero igual me queda re cómodo. Y el lugar es hermoso, está limpio, todo perfecto.

Gastón y Zulema, tomando mate mientras sus respectivas hijas están en una clase de gimnasia rítmica.

La gestión del Polideportivo

También tuvimos la posibilidad de hablar con David Lugo, el administrador del Poli, que nos contó sobre las actividades que se desarrollan actualmente y su proyecto para los próximos meses. Esto nos dijo:

DAVID: La mayor parte de las actividades que tenemos están dirigidas a los niños. Entre ellas están karate, handball, volley, fútbol, tenis… Para los adultos tenemos volley, básquet y tenis. También hay actividades destinadas a los adultos mayores que son muy concurridas.

VV: ¿En qué se diferencia y en qué se parece a un club?

DAVID: Lo que lo diferencia de un club es que las actividades son totalmente gratuitas. Hay una Cooperadora funcionando, se paga un bono contribución por la utilización de las canchas (pero que no es obligatorio). Ese dinero se usa para el mantenimiento del parque, para pintura, para los arreglos en general. El sueldo de los profesores y del personal es financiado por el Gobierno de la Ciudad, nosotros somos empleados del GCBA, tenemos empleados de planta permanente y empleados contratados.

La gente que viene en general es del barrio. También lo utilizan las escuelas de lunes a viernes en horario escolar para las clases de educación física, y después de las cinco de la tarde se dedica solamente a las actividades del parque. Hay una pileta, que por ahora funciona sólo en verano. Justamente ahora están trabajando para techarla y hacerla climatizada.

Que los vecinos lo sientan propio

David Lugo convocó a Vinculos Vecinales para llevar juntos adelante una movida cultural. Se trata de homenajear a vecinos y vecinas por su labor en distintos ámbitos. Dicho homenaje se realizará acá en el Poli, mensualmente, en un evento abierto a toda la comunidad.

Le pedimos a David que nos cuente cuál es la motivación para llevar adelante esta iniciativa.

DAVID: La propuesta, desde esta administración, es acercar más al vecino, convocarlo no sólo desde lo deportivo sino también desde lo social. Eso es lo que nos proponemos con estos encuentros.  Queremos que la gente del barrio tenga un sentido de pertenencia con el Poli. Esperemos que se pueda lograr, con la ayuda de Vínculos Vecinales y de toda la gente de Floresta.

Yo estoy a cargo del Poli hace casi tres años, pero trabajo acá desde los 18. Así que sentido de pertenencia tengo un montón y quiero que la gente del barrio lo sienta como lo siento yo. ♦

Comentarios
Te puede interesar
  El Defensores de Cervantes