Jaque a la distancia

De Villa del Parque a la web, el club de ajedrez del barrio se adapta a los tiempos que corren.

Cuando la cuarentena obligó a cerrar la puerta del Club de Ajedrez de Villa del Parque, las personas se transformaron en usuarios y los tableros en computadoras. Si bien la modalidad online de este deporte mental existe desde hace más de veinte años, en tiempos de aislamiento multiplicó su popularidad.

Para darse una idea del alcance del ajedrez virtual, basta con saber que el campeón mundial, el noruego Magnus Carlsen, ganó un millón de dólares en premios el pasado 20 de agosto, luego de derrotar al estadounidense Hikaru Nakamura, en el torneo que cerraba el circuito Chess24.com.

La creciente suma de sponsors y seguidores a nivel mundial despiertan el interés y con él las ganancias. Pero, aunque esta realidad describa un panorama prometedor, la vivencia de los jugadores es distinta.
La lógica del juego online dificulta estar mucho tiempo concentrado frente a la computadora. Las partidas más largas duran como máximo una hora, cuando una partida presencial puede durar cuatro o más. Esto redunda en pérdida de calidad, más cuando la mayoría de las partidas vía plataforma son de diez minutos. Incluso las hay de un minuto, en las que gana el que más rápido mueva el mouse.

Los chicos y chicas del CAVP

Anna Scarsi, que con trece años logró cantidad de títulos nacionales e internacionales -el último de ellos el tercer puesto en el campeonato nacional sub 2000- dice que en la cuarentena le vino bien porque tiene más tiempo libre para dedicar al ajedrez. Una o dos veces por semana se suma al equipo del CAVP en los torneos por clubes y casi todos los días participa en los torneos individuales. Así y todo, afirma que extraña ir al club, que añora el movimiento de gente en los días de competición.

Te puede interesar
  Se mudó el Club de Ajedrez de Villa del Parque
Anna Scarsi aprendió ajedrez en el CAVP y es parte del club desde los siete años. Lleva obtenidos una decena de títulos, el último de ellos “Campeona femenina en mundial juvenil sub 14”. En la foto se enfrenta a Gustavo Águila, presidente del club.

Agustín Varela, de once años, ostenta –entre muchos otros- el título de subcampeón argentino online sub 1400. Igual que Anna, valora contar en estos meses con más tiempo para el ajedrez. Le gusta entrenar todos los días, mirar partidas por YouTube y, en algunas ocasiones, transmitir por Twitch (una plataforma que utilizan los gamers para mostrarse jugando en vivo). Considera que el ajedrez online a veces es injusto: Cuando se juega en el modo llamado Arena “uno que jugó 30 partidas y ganó 25 queda por encima de otro que jugó 20 y las ganó todas”, explica, y por ese motivo le gusta más el juego presencial y, sobre todo, en su club.

Agustín Varela llegó al CAVP a los siete años, cuando apenas movía las piezas. A los once, ya obtuvo cantidad de títulos, el último de ellos “Subcampeón argentino online sub 1400”.

Tanto Anna como Agustín tienen en común que la sede del CAVP está lejos de sus casas. Agustín vive en Villa Raffo, en el partido de 3 de Febrero, y Anna en el barrio de Caballito, desde donde podría ir a otro club de ajedrez muy reconocido que le queda mucho más cerca. A pesar de eso, tanto ellos como sus padres encontraron en el club de Cervantes y Nogoyá un espíritu familiar y recreativo que los hace querer volver, cuando podrían estar disfrutando el jugar desde casa.

Aunque su sede se haya mudado a Cervantes 2481, pleno barrio de Devoto, el CAVP sigue manteniendo el nombre que le da identidad desde el año 1933.

El CAVP cuenta hoy con 87 socios activos, la mitad de ellos niños y niñas. Gustavo Águila, su presidente, cuenta que les preocupa cuidar el sentido de pertenencia en medio de la virtualidad. Por eso, en los torneos entre clubes, aunque las reglas del juego permitan que las instituciones sean representadas por jugadores ajenos, ellos solo aceptan jugar con sus socios, ganen o pierdan.

En la plantilla del CAVP no puede sumarse un desconocido, cosa que sí permiten otras instituciones, más aun en el ajedrez online, donde a veces aparecen jugadores de países lejanos anotados en el equipo de un club del interior de Argentina, por poner un ejemplo. Y es ahí donde los del CAVP hacen la diferencia. “A nosotros no nos interesa traer a alguien que no sabe dónde queda Villa del Parque o la comuna 11, jugamos con lo que tenemos y, sobre todo, dándole oportunidades a los chicos”, afirma Águila.

Te puede interesar
  Club de Ajedrez de Villa del Parque

Un club para aprender

Cuenta el presidente que el CAVP es más que nada una escuela de ajedrez. “Eso no quiere decir que no haya jugadores, yo mismo soy jugador –de joven llegué a estar en el puesto 14 a nivel nacional- pero siempre me interesó más que nada la cuestión pedagógica”. Águila enseña hace cuarenta años y lleva varios libros escritos sobre cómo transmitir el saber alrededor del ajedrez. “Cuando nosotros tomamos la conducción del club algunos jugadores adultos se fueron porque no estaban de acuerdo con la masividad de los chicos, otros se quedaron, se aggironaron y ahora incluso juegan con ellos”, reconoce el docente y concluye: “el adulto es bastante remiso a tomar clases, dice ¨yo ya no voy a aprender nada¨, en cambio los chicos sí, y progresan de una manera increíble.”

El CAVP en modo virtual

El club de ajedrez de Villa del Parque organiza torneos virtuales en la plataforma www.chess.com los días martes y viernes a las 20hs. Las clases online son los jueves de 19.30 a 21 hs, por la plataforma zoom. También su canal de youtube ofrece videos con jugadas y explicaciones. Para más información, pueden encontrarlos en Facebook  y visitar su blog.

Va de yapa el link a una de sus últimas publicaciones, el primer capítulo de la serie llamada Te colgaste, Pichi. Que lo disfruten! ♦

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *