ET N° 16, la escuela de Óptica de Devoto

Oferta laboral abundante y formación de calidad, las dos claves que empujaron el incremento de la matrícula en la Técnica 16. Con un plus comunitario: la fabricación gratuita de anteojos para los chicos de escuelas públicas porteñas.

Oferta laboral abundante y formación de calidad, las dos claves que empujaron el incremento de la matrícula en la Técnica 16. Con un plus comunitario: la fabricación gratuita de anteojos para los chicos de escuelas públicas porteñas.

ET N° 16, la escuela de Óptica de Devoto

Oferta laboral abundante y formación de calidad, las dos claves que empujaron el incremento de la matrícula en la Técnica 16. Con un plus comunitario: la fabricación gratuita de anteojos para los chicos de escuelas públicas porteñas.

Pocos conocen, en el mapa escolar de la comuna 11, a la Técnica 16. Será porque es una escuela chica o será porque su edificio se ubica en un tramo poco transitado de la calle Concordia. Lo cierto es que 567 estudiantes cursan en los tres turnos de las dos orientaciones que ofrece: la más difundida GADO (Gestión y Administración de las Organizaciones) y la menos frecuente Óptica, especialización en la que pone el foco esta nota.

En toda Caba hay tres escuelas técnicas que forman ópticos; las tres estratégicamente repartidas en barrios alejados entre sí. Además de la N°16 D.E. 17 “España”, que está en Devoto, en Parque Patricios está la N° 11 D.E. 6 “Manuel Belgrano”, y en Palermo la N° 3 D.E. 9 “Mariquita Sánchez de Thompson”.

Es interesante destacar la alta demanda laboral que últimamente tiene esta especialización. Los egresados pueden trabajar en la elaboración de anteojos y lentes de contacto o en una óptica comercial. Dice el rector Pablo Santoro:

“En los últimos años hubo un repunte muy grande: vienen de las empresas a buscar a los alumnos de sexto. Cuando todos los de sexto que quieren trabajar consiguen trabajo, nos dicen bueno, que vengan los de quinto y cuando se terminan los de quinto, que vengan los de cuarto”.

“Los anteojos hechos por nuestros alumnos son los que usa el rector”, dice Pablo Santoro, refiriéndose a sí mismo.

A ver qué ves

La formación en óptica posibilita un ida y vuelta con la comunidad: los estudiantes aprenden haciendo anteojos para chicos de escuelas públicas que los necesiten y las familias los consiguen gratis a través de un programa oficial llamado “A ver qué ves”. El directivo cuenta cómo funciona: “Nuestros alumnos salen en una combi del Ministerio de Salud de la Ciudad a recorrer escuelas primarias junto con un oftalmólogo. Trabajan especialmente con primer grado: el oftalmólogo mide la agudeza visual de los chicos y, si hay alguno que precisa anteojos, nuestros alumnos le toman medidas adicionales inherentes a los armazones. Después vuelven al colegio con esa información y acá hacen los anteojos. Todo supervisado por los oftalmólogos y por nuestros profesores, que son ópticos de primer nivel”.

Te puede interesar  Vuelta a clases en la escuela Rosales: entre la inseguridad y el abrazo

Pueden aprovechar este servicio todas las chicas y chicos de escuelas públicas primarias y secundarias de Caba, aunque la combi del Ministerio de Salud no haya ido a relevarlos. Si tienen diagnóstico de alguna deficiencia visual y una receta de anteojos, deben presentarla en su escuela; la conducción la enviará al mail de Salud Visual y ellos gestionarán el turno. Los viernes es el día que en la España reciben a estos chicos para hacerles las pruebas de los anteojos.

El paso a paso de la fabricación

La primera máquina involucrada en el proceso de fabricación del anteojo se llama “biseladora”. En la escuela hay de dos tipos, un modelo más antiguo, manual (que ya en la industria no se usa), y uno más moderno, automático, que compró la cooperadora. Esta máquina se usa para cortar el vidrio (que viene de fábrica con la forma de una circunferencia), dándole la forma del marco en el que se va a insertar. Pero el corte no es en cualquier lugar, porque el foco debe coincidir con la pupila de la persona que vaya a usar el anteojo. “Según la medida que se le haya tomado al paciente es donde se va a ubicar el corte. Entonces nuestros pibes dibujan sobre el vidrio el modelo del armazón y lo pasan por esta biseladora, que es como si fuera una moladora”, explica el rector.

Biseladoras manuales en el taller de óptica de la E.T. 16

“Después hay otra serie de máquinas que se llaman ¨modeladoras de superficie¨, son las que dan la curvatura, que varía según el aumento que deba tener el lente. Estas máquinas, que hacen un proceso completamente artesanal, ya en la industria no se usan. Hoy por hoy ese trabajo lo hace una máquina que se llama ¨generadora de superficie¨, y es la que quisiéramos comprar para tener el equipamiento completo. Hoy cuesta 27 millones de pesos. Es importada y está a precio dólar”, comenta con resignación el rector.

Te puede interesar  Escuela Fernando Arranz: con las manos en la arcilla

El taller de óptica también cuenta con instrumental específico: un frontofotómetro, que sirve para saber qué aumento tiene un lente; una lámpara de hendidura (todo aquel que se haya hecho un fondo de ojos la ha visto, es esa en la que el oculista pide al paciente que apoye el mentón para mirar de cerca el ojo por dentro). Los estudiantes de óptica la utilizan para observar la estructura del ojo al que van a adaptar un lente de contacto.

Completa el instrumental de base el Octotipo: la pantalla luminosa rectangular que tiene impresas las letras en distintos tamaños, acompañada de la caja donde se guardan los lentes con aumento escalonado que los oculistas van probando a sus pacientes.

Estudiantes chicos y grandes

La formación en óptica, tal vez por la gran oferta laboral que moviliza, es atractiva también para adultos. Cuenta el rector que el 50 % de los estudiantes de los últimos años son egresados de otras escuelas técnicas. Gente de cuarenta, cincuenta o más que tienen título de técnico mecánico, electrónico, químico, u otro, pueden ingresar en cuarto año de Óptica y en solo tres recibirse.

Ante esta situación, el colegio separa a los grupos de adolescentes y de adultos: “Como tenemos dos cuartos, dos quintos y dos sextos, una división la dejamos para los chiquitos y otra para los grandotes, como cariñosamente llamamos a unos y otros”.

La especialidad en óptica tiene su horario de cursada exclusivamente en el turno vespertino desde cuarto hasta sexto. De primero a tercero hay también una división en en el turno mañana.♦


Escuela Técnica 16 España
Concordia 3555
Teléfono: 4501-0195

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *