La Vecinal de Villa del Parque

Una nueva generación toma la posta en la Asociación Vecinal y Biblioteca Popular de Villa del Parque y lo hace con un sueño: cuidar la historia heredada y a la vez abrir el espacio a la cultura joven.

Cuando Fede era chico pasaba sus tardes en La Vecinal.  “Salíamos  de la escuela y con mi hermano íbamos a lo de mi abuela, que era la presidenta de la Asociación y vivía a la vuelta. Comíamos en su casa y después veníamos para acá”, recuerda.

En una sala recién pintada de la planta baja, el ahora secretario de este centro emblemático de Villa de Parque, repasa cómo llegaron al presente. Sus dos hermanos y él conocen la historia: a la Asociación la fundó su bisabuelo en el año 1926, después su abuelo y su abuela la presidieron, después su padre, Gabriel Cuesta, un talentoso caricaturista cuyas obras están expuestas en las paredes de la Vecinal.

“Mi comunión, la fiesta de egresados de la primaria, los cumpleaños de 18, todo lo hicimos acá”, Federico da cuenta de su arraigo para explicar por qué ahora, con treinta y cuatro años, siente el impulso de volver.

Dos golpes y una reacción

El primer tambaleo fue causado por el aumento de las tarifas, sobre todo la del agua, a partir del 2015. “Esto hizo que la Vecinal quedara en una situación endeble. Ese fue el primer golpe, el siguiente fue la pandemia”, resume Federico. “Vimos que mi viejo estaba cansado y que se quedó muy solo, porque el resto de los integrantes de la comisión directiva eran gente grande. Entonces con mis hermanos y un grupo de amigos decidimos activar.” “Empezamos a mediados del 2021. Con mis hermanos Agustín y Mariano, dos amigos, Maximiliano y Ezequiel Retali, y una amiga, Pilar Funes, nosotros seis y mi papá, somos el núcleo ahora”.

Junto a Gabriel, el grupo de jóvenes subió las persianas nuevamente. Consiguió pintura y dio una blanqueada a las paredes. Convocó a talleristas, corrió la voz en el barrio anunciando que otra vez se podía retirar libros de la biblioteca, que las clases de tai chi chuan y las de dibujo volvían, las de danza árabe y las de taekuondo, las de teatro, las de folclore y también las de canto, que el taller de lectura y el de memoria, que todos reanudaban después del año y medio de cierre.

Te puede interesar
  Clubes en la cuarentena

“Dale vida a la Vecinal”, propone un posteo en su Instagram que invita a donar plantas. Y agrega: “acercate y vení a transformar el espacio más importante de los vecinos y vecinas de Villa del Parque”.

De una generación a la siguiente

Dice Federico: “Para nosotros dos cosas son fundamentales. Por un lado, sostener la historia. Somos una asociación vecinal que dentro de poco va a cumplir cien años, entonces hay algo de eso que es riqueza pura. Pero por el otro lado, queremos poder abrir un espacio para jóvenes. Sostener la estética heredada pero también hacerla de este siglo”.

Por ejemplo, la biblioteca. Ese tesoro en el gran salón del fondo de la planta baja, que a un visitante desprevenido sorprendería por la variedad y calidad de títulos de todas las épocas, “nuestro sueño es que la biblioteca esté abierta a que los pibes y las pibas al salir de la escuela puedan venir a estudiar y también a jugar a los jueguitos, si quieren; que cuenten con la posibilidad de divertirse en un espacio donde hay libros, y ante la primer pregunta  puedan acercarse y agarrar uno”, describe Federico una de las escenas que en un futuro cercano, desearía ver.

Un poco, ya está sucediendo. Cuenta Mirta Alonso, la bibliotecaria: “Vinieron a visitarnos distintos grados de la escuela 3, de Argerich y Baigorria. Fue una experiencia linda después de la pandemia que vuelvan otra vez las escuelas. En la segunda mitad del año esperamos recibir a otras. Así los chicos pueden conocer la biblioteca y un poco de la historia del barrio y de la Asociación Vecinal.”

La radio y el centro cultural

Desde hace diez años, Federico -que estudió producción de radio- y su grupo de amigos, hacen un programa radial. Su nombre y su contenido tienen una inspiración “dolinesca”, según dicen. Desarrollan temas de cultura, de literatura, de música. Se llama La noche que ella soñó con el Centrohalf y de un tiempo a esta parte, emiten desde la terraza de la Vecinal, en un estudio de radio armado por ellos.

Te puede interesar
  Esto es fútbol para todos

En ese piso superior también dan clase los profes de teatro y Federico planea que de a poco se convierta en un centro cultural. “El espacio es como un galpón, tiene otra estética que el resto del edificio, y nos gustaría que sea un lugar donde puedan tocar bandas, que sea un espacio de encuentro”.

Sueñan también con que la Vecinal ayude a fortalecer lazos intergeneracionales. Por ejemplo, a través del tango: tener una milonga en la que se mezclen edades, ofrecer un 2 x 1 en la entrada si abuelos y abuelas vienen con sus nietos o nietas.

“En definitiva -dice Federico- el objetivo es ofrecer un espacio donde a las personas le sucedan cosas que las movilicen, que se levanten un día y digan ¨che, qué lindo lo que me pasó en este lugar¨. Queremos generar eso y esperemos poder lograrlo.” ♦


Asociación Vecinal y Biblioteca Popular Villa del Parque
Dirección: Baigorria 3373
Teléfono: 4504-0405
Biblioteca: Lunes y Viernes 11 a 12 hs / Miércoles de 17.30 a 19 hs.
Instagram: @lavecinalvdp
Facebook: @asocvecypopvilladelparque

Actividades: Muay Tahi, Kick Boxing, Yoga, Tai Chi Chuan, Chi Kung, Kapap, Taekuondo. Danza árabe, salsa, folclore, teatro, canto, coro, arte para niños. Escuela de caricaturas, clases de dibujo, manga y animé. Taller de encuentro y reflexión, taller integral para la salud, taller de memoria, club de lectura. (¡Se seguirán sumando otras!)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.