TEATRO COMUNITARIO

El Épico de Floresta y su apuesta al arte como forma de participación y transformación social.

Si nos dicen “teatro” la mayoría de nosotrxs imaginamos una sala con butacas y un escenario en el que un elenco compuesto por actores y actrices representa una obra frente a un conjunto de espectadorxs eventuales. Pero la vida en el barrio, la red de relaciones que tejemos en nuestro día a día, las dichas y desdichas que nos acercan y alejan de nuestrxs vecinxs, eso nada tiene que ver con la palabra “teatro”. En cambio, quienes participan del “teatro comunitario” no pueden entender lo uno sin lo otro.

En el barrio de Floresta existe un grupo, que como la mayoría de los grupos más antiguos de teatro comunitario nació en el año 2002, al calor de la efervescencia social de aquel período. Ya llevan quince años ininterrumpidos de trabajo conjunto. Yo los conocí una tarde de sábado de noviembre, cuando en la Plaza del Corralón representaban la obra “Puesta en valor”. Al finalizar la función un miembro del elenco se dirigió al público de vecinxs con estas palabras: “Hoy nosotros estamos acá y ustedes allá. Nuestro deseo es que mañana ustedes también estén de este lado”. Quisimos conocer un poco más sobre El Épico de Floresta, sobre su historia y su relación con el barrio. Para ello entrevistamos a Pablo Medrano, integrante del elenco desde el 2013 y actualmente Coordinador General.

VV: ¿Qué es el Épico de Floresta?

El Épico es un conjunto de cosas: es un grupo artístico de teatro y música de vecinos para vecinos, y además de eso el Épico es una gran familia, un grupo humano y social que trabaja para que el arte intervenga en la transformación social.  Te doy un ejemplo. En el elenco participa gente que está en situación de calle, a quienes nosotros podemos asistir los días en que ellos participan del Épico ensayando. Allí ellos también comen, se bañan, cambian su ropa. Pasan un momento más agradable y saludable. Y en cada función ellos se permiten ser quienes dan en lugar de ser sólo quienes reciben, como les sucede habitualmente en otros espacios. Es muy gratificante cuando ves que varios vecinos de ese vecino que vive en una esquina en una calle, lo vienen a ver, se sacan fotos, le agradecen, o sea tienen más fans que nosotros! Y eso hace que sintamos que éste también es el camino.

VV: ¿Cuántas personas forman hoy El épico y cómo se organizan?

El Épico como entidad es una asociación civil sin fines de lucro. Por ende tiene una Comisión Directiva que se encarga de las cosas relacionadas con lo administrativo, el acceso a subsidios para poder generar nuestros proyectos y todas esas cuestiones que son entre políticas y administrativas. Tenemos dos directoras artísticas y dramaturgas que están escribiendo la nueva obra, el director musical que se encarga de la banda y de la orquesta que toca con el elenco en las obras, y me quedó a mí el resto, que es la dirección general de la Asociación Civil, junto con los compañeros de la Comisión Directiva. Mi trabajo es resolver la locación de las funciones, acordar funciones con los diferentes espacios que nos convocan, hacer la logística… todas esas cosas que hay que hacerlas para que el resto funcione. Después está el elenco, que es la agrupación en sí misma, cuyos miembros son socios del Épico. Este grupo nos reunimos cada sábado para ensayar nuestra obra en curso. Hoy está formado por alrededor de cuarenta personas, entre la banda de música y los actores. La banda de música se vincula con el grupo de teatro para tocar en las funciones en vivo y también tiene su propio repertorio, un número que llevan a diferentes lugares.

También hay otros vecinos que no forman parte de la agrupación de teatro, sino que vienen a los talleres que dictamos y también participan. Hay talleres de guitarra, bajo, percusión y clown. Hay una diversidad de actividades y momentos distintos en la semana. Los sábados es el ensayo de teatro, los viernes el taller de guitarra, los jueves bajo, los martes clown…
Sabemos que “el lugar” de funcionamiento y pertenencia del Épico es el Corralón de Floresta, que actualmente se encuentra cerrado en proceso de remodelación por parte del GCBA.

¿Cuál es el punto de reunión actual?

Nos reunimos en este momento en Monte Castro en una casa donde funciona un Centro de Jubilados que nos presta amablemente una compañera del elenco. Allí tenemos los talleres y los ensayos hasta que termine la puesta en valor por parte del gobierno de la Ciudad y volvamos a recuperar nuestro espacio, nuestra sala de teatro.

¿Cómo eligen las obras y el repertorio?

Durante años desde nuestra fundación, siempre se eligieron obras clásicas adaptadas para el teatro comunitario y se trabajó sobre esos textos. Fue la impronta que le dio al Épico Orlando Santos, su fundador y director durante quince años. Hicimos Los indios estaban cabreros, una adaptación de Moreira super show, que era un musical de los setenta, pero nosotros lo adaptamos a El Moreira. Siempre tuvimos esa línea de clásicos.

El año pasado, en una etapa de transformación, Orlando se jubiló y decidió tomar una pausa en relación también a lo actoral, ocupándose solamente del trabajo de gestión. Entonces los que nos estamos encargando de la parte creativa decidimos escribir una obra que, como lo hacen los demás grupos de teatro comunitario, hablara de nuestro lugar.  Los otros grupos habitualmente hacen obras que hablan del barrio, nosotros decidimos hacerlo directamente del Corralón de Floresta, por lo rico de la historia: es una historia de cuarenta años de reclamos, luchas, triunfos, derrotas, insistir, y bueno decidimos trabajar sobre eso.

¿Cuántos grupos de teatro comunitario hay hoy en día?

En el país hay alrededor de sesenta. Todos los años en el mes de noviembre se celebra la semana del teatro comunitario y el año pasado en la Ciudad de Buenos Aires participamos once elencos. Hay algunos grupos que no forman parte de la Red de Teatro Comunitario, porque son muy fresquitos, muy jóvenes, entonces no los tenemos contabilizados, pero también existen y funcionan como gr upos de teatro comunitario. Así que en total seremos alrededor de quince en la ciudad de Buenos Aires y alrededor de sesenta en todo el país.

Para contactarse con El Épico de Floresta: contacto@elepicodefloresta.org.ar / en Facebook: elepicodefloresta.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *