Chicos.net

Chicos.net es una asociación civil que utiliza a internet como herramienta para la inclusión y la formación ciudadana. Fundada hace algo más de 20 años, hoy es referente en Latinoamérica en alfabetización digital y promoción de derechos de niños, niñas y adolescentes. Su motor son tres mujeres y una de ellas es vecina de Villa del Parque.

Andrea Urbas es psicóloga. Cuando tenía treinta y su hija mayor aún usaba pañales, Marcela Czarny, amiga de la familia, le ofreció sumarse al proyecto Chicos.net, que acababa de lanzar. “En ese momento casi nadie tenía computadora, muchos menos conexión a internet. La propuesta original era una especie de Billiken online, un sitio web interactivo con actividades y juegos, donde los chicos escribían notas y se conectaban con pibes de otras regiones. Era un emprendimiento más comercial, pero a poco de andar nos dimos cuenta que en realidad lo que queríamos era encarar proyectos educativos que buscaran el bien común”, cuenta hoy Andrea. A ellas dos se sumó Mariela Reiman y entre las tres fueron construyendo esta asociación a medida que avanzaba el siglo XXI.

Antes que Skype exista

En una época donde las videollamadas pertenecían más al universo de la ciencia ficción que de la realidad, Chicos.net enviaba una invitación a una escuela pública de un pueblo lejano proponiéndole conectarse con escuelas de la ciudad. El día acordado Andrea y sus socias se presentaban en el pueblo con la computadora a cuestas y buscaban el modo de conectar la señal de internet a la escuela. Ese proyecto se llamó Aventuras para vos. Las escuelas participantes previamente recibían material de lectura sobre la localidad adonde iban a ir de visita virtualmente. Chicos y docentes preparaban sus preguntas y en el horario previsto se iniciaba la comunicación.

En una época donde las videollamadas pertenecían más al universo de la ciencia ficción que de la realidad, Chicos.net enviaba una invitación a una escuela pública de un pueblo lejano proponiéndole conectarse con escuelas de la ciudad a través de internet.

Su afán de sacar provecho a la web para conectar a los chicos también llegó al hospital Garrahan. “Conseguíamos computadoras, las llevábamos al hospital y logramos que las salas de mayor aislamiento tuvieran wifi para que los niños internados pudieran seguir en contacto con sus docentes y compañeros de la escuela de origen”, recuerda Andrea.

Cuidar a los chicos y difundir sus derechos

A medida que internet se popularizaba también fueron aumentando los riesgos. Las imágenes de abuso sexual infantil y su circulación en la web estaban creciendo. “En el 2006 nos contactó una organización internacional llamada Save de Children para alertarnos sobre la necesidad de proteger a los chicos en internet”, cuenta Andrea. En ese contexto, Chicos.net se sumó a las plataformas dedicadas a la prevención de abusos y a la difusión de la ciudadanía digital.

Te puede interesar
  “Seño” para todo el país

¿Cómo cultivar hábitos ciudadanos en los chicos y adolescentes de hoy? ¿Cómo despertar en ellos y ellas el interés por el bien común? Respondiendo a esta inquietud, Chicos.net lanzó el concurso Zoom a tus derechos convocando a los menores de dieciocho a producir un video en el que desplieguen su visión sobre un tema determinado. Es una propuesta que busca dar la oportunidad a los chicos de que hagan pedidos a las autoridades de sus países. Este año está enfocado al medio ambiente, entonces el objetivo es que los chicos identifiquen un problema ambiental que les preocupa y expresen su idea o proyecto para resolverlo. La convocatoria está abierta y se pueden encontrar las bases en www.concursozoom.org.

Chicos.net lanzó el concurso Zoom a tus derechos convocando a los menores de dieciocho a producir un video en el que desplieguen su visión sobre un tema determinado. Este año está enfocado al medio ambiente, entonces el objetivo es que los chicos identifiquen un problema ambiental que les preocupa y expresen su idea o proyecto para resolverlo.

Tecnología para inventar

En Palermo está el Centro Cultural de la Ciencia, también conocido como C3: un lugar público, gratuito y maravilloso, planeado para que chicos y grandes nos acerquemos, disfrutando, al conocimiento científico. El espacio es amplísimo, moderno y luminoso. Allí, en el segundo piso, hay una sala con ventanales que dan a la calle Godoy Cruz, con mesadas alargadas, computadoras, monitores, impresora 3D y elementos para que los chicos produzcan sus propias creaciones. El sitio, coordinado por la asociación Chicos.net, se llama Lugar de Inventos y “su objetivo es que los niños y adolescentes adquieran habilidades para usar la tecnología de manera creativa y significativa, que puedan entender de programación y qué es lo que hay detrás de una aplicación”, explica Andrea.

Durante la cuarentena, Chicos.net adaptó las propuestas de Lugar de Inventos a un formato online. Habiendo tanta oferta disponible en la web, buscaron que lo suyo tenga un enfoque distinto. Una actividad dirigida a niños pequeños, por ejemplo, contó con una narradora que les leía un cuento a través de la plataforma zoom y a su vez los chicos podían participar en la creación de ese cuento. Luego trabajaban con el programa Scratch para dar forma al final de la historia con una animación.

Te puede interesar
  ¿Cómo es la ESI en tu escuela?

Este abanico de actividades se completa con un área de capacitación docente. Chicos.net ofrece una diplomatura llamada Educar en la cultura digital, que llevan adelante junto a la Universidad de Villa María y Aula Abierta.

En vivo y sin pantalla mediante: el barrio

Mucho antes que Bill Gates se encierre en su garaje para crear la primera PC, Andrea Urbas caminaba por Cuenca de la mano de su abuelo. Los sábados iban al cine Parque a ver dos películas en continuado. Seguramente antes de entrar compraban maní con chocolate o confites Sugus. Por aquellos años su papá tenía un negocio de muebles de fórmica y otro de colchones, dos locales chiquitos frente a la plaza Aristóbulo del Valle, en la esquina de Cuenca y Marcos Sastre. De niña vivía en Paternal pero Villa del Parque le fue siempre muy cercano. “Cuando me estaba por casar y buscábamos una casa para mudarnos, nos fuimos acercando hacia este barrio. Encontramos que había casas a buen precio en la zona de los pasajes y compramos una en el Dantas, donde vivimos 10 años”, relata Andrea. Desde Villa Santa Rita volvió a caminar por Cuenca, ahora que Bill Gates ya había hecho lo suyo. Empezó a ir a la plaza con una hija, luego con dos, y más tarde con tres. La casa del pasaje quedó chica y se mudaron a otra en Teodoro Vilardevó, a dos cuadras de la plaza, donde viven todavía. “Disfrutamos mucho el barrio, lo que no nos gusta es que se esté edificando tanto”, confiesa Andrea, expresando un sentir común a muchos vecinos. ♦

(*) Foto de portada: Andrea Urbas, directora de programas de Chicos.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *