Clubes Unidos para lo que viene

“Una hora más en el club, una menos en la calle” afirma el eslogan que eligió la nueva federación Clubes Unidos para presentarse en sociedad. Es por ese importante rol que piden ser reconocidos y escuchados.

Qué bueno sería poder juntar a los clubes y tener un espacio donde debatir libremente sin ninguna bandera política, solamente hacer política de clubes para dar una mano a todas las instituciones”. Dice Pablo Gerez (vicepresidente de Villa Sahores y flamante presidente de Clubes Unidos) que eso soñaban junto a Lalo Quintana (el presidente de la liga BAFI de fútbol infantil) cuando arrancaron con este proyecto.

Repasaron mentalmente el mapa de Buenos Aires poniendo un mojón en cada punto de la ciudad donde sabían que había un club de barrio y pensando en ellos avanzaron. “No interesa si es un polideportivo o solo tiene una canchita de fútbol y un buffet, es un club, y para su barrio es importantísimo”, afirma Gerez, sentando posición acerca de la amplitud que pretenden darle a la nueva Federación. También incluyeron a los centros culturales porque dicen compartir con ellos la misma idiosincrasia y también los mismos problemas.

Pablo Jerez, presidente de Clubes Unidos.

Empezaron convocando a unas quince entidades, luego corrió el boca a boca, circularon unos posteos en las redes sociales y un mes después ya eran cerca de cincuenta los clubes de CABA que les habían dicho que sí. De las comunas 10 y 11, se sumaron:  el Social y Deportivo Mitre, el Deportivo Cervantes, Imperio Juniors, Pacífico, Pedro Lozano, Kimberly, el Social y Sportivo Devoto, la U.A.S. (Unión Argentina de Sordomudos), Villa Sahores, el Deportivo Allende y el Centro Cultural Resurgimiento.

Alguien que medie

La tarde del 10 de noviembre fue la presentación oficial en Sahores. A la reunión concurrieron más de cincuenta dirigentes de instituciones de toda la ciudad. Con las sillas esparcidas para respetar el distanciamiento preventivo, los presentes ocupaban toda la cancha delineada en el piso del gimnasio. Frente a ellos estaba el panel de oradores, compuesto por los legisladores y funcionarios que habían respondido a la invitación. Pablo Gerez y Lalo Quintana los acompañaban. La foto revela el lugar que aspira a ocupar Clubes Unidos: ser mediadores en los reclamos que tienen los clubes con los entes gubernamentales. Llevando la voz de todos, tener más fuerza para conseguir sus objetivos. La presencia de los funcionarios en aquel gimnasio, parece un buen augurio en ese sentido.

Te puede interesar
  Club Imperio Juniors. “Que los clubes sean de los socios.”

“Los funcionarios somos herramientas de la gente que momentáneamente nos puso en un lugar de decisión política”, apuntaba desde el panel Claudio Morresi, ex jugador de fútbol y actual legislador por el Frente de Todos, “nosotros vamos a ir tanto al gobierno nacional como al de la ciudad a pedirles lo que está necesitando la comunidad deportiva, y si son muchas las voces de ustedes, se va a escuchar mejor. Entonces mis felicitaciones por esta organización social que han creado, utilícennos como las herramientas que somos”.  En la misma línea Matías Lopez, legislador del bloque de Juntos por el Cambio, aseguraba: “desde nuestro lado siempre van a encontrar la mejor predisposición para tratar de encontrar soluciones. Ahora se trata de ver cómo volvemos a una normalidad relativa y con protocolo para poder poner en marcha la actividad.”

Claudio Morresi, legislador por el FdT, integrante de la comisión de Deporte.

¿Y las mujeres?

En la reunión de Clubes Unidos sobraban los dedos de una mano para contar a las mujeres presentes. Esta es una imagen que hoy incomoda a casi todos. Fue Lalo Quintana quien comentó que uno de los objetivos de la Federación es impulsar que haya más mujeres dirigentes de clubes. Y a propósito del tema, Matías López aportó una novedad de la Legislatura: “Recientemente se votó la modificación a la ley del deporte y el corazón de la modificación tuvo que ver con temas de género, con facilitar la incorporación de mujeres en roles de liderazgo en los clubes.”

Para volver a ponerse en marcha

Gustavo Gesualdo, Secretario de Desarrollo Ciudadano del GCBA, centró su exposición en los pasos ya dados y los que resta dar para una vuelta segura a la actividad deportiva. “Volvimos inicialmente con el deporte al aire libre, primero individual y luego grupal. Las actividades físicas en lugares cerrados, hoy por hoy pueden ser realizadas de manera individual y sin contacto si se garantiza que hay suficiente circulación de aire.” El funcionario resaltó que lo importante es conservar siempre la trazabilidad, de tal modo que si alguien diera positivo de covid se pueda saber con quién compartió el espacio. “Lo que tenemos que evitar es generar situaciones de super-contagio”, remarcó Gesualdo.

Te puede interesar
  Jaque a la soledad
Gustavo Gesualdo, secretario de Desarrollo Ciudadano del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Con el verano en puerta, lo que muchos clubes esperan es el protocolo para planificar sus colonias. Sobre este punto preguntó Jorge Abdala, presidente de GEVP y la respuesta fue que primero se prepararía uno para las colonias del gobierno de la Ciudad, a las que en el verano pasado asistieron 22.000 niños. Luego se adaptará ese protocolo para las colonias de los demás clubes.

Con los papeles en regla

Cuenta Pablo Gerez que visitando los clubes de barrio encontraron dos problemas contables que complican a la mayoría. Uno de ellos es la deuda de servicios e impuestos. “Los ocho meses cerrados nos obligaron a dejar de abonar los impuestos, porque la prioridad era pagar los sueldos. Se acumularon deudas importantes en todas las instituciones. Entonces queremos ver de qué forma, trabajando con ustedes, podemos sentarnos a conversar con los entes que correspondan y encontrar una solución a este problema”, les dijo a los funcionarios.

Otro gran problema es la dificultad para lograr la habilitación luego de, por ejemplo, construir un nuevo gimnasio o agregar un vestuario. “Yo no sé cuántos clubes de los acá presentes tenemos los planos aprobados con todas las modificaciones”, apuntó Gerez. La tesorera del club Social y Deportivo Mitre, María Estela Pitta, describió el porqué de la dificultad: “Cada inspector apela a su propio criterio, nunca sabés con qué te van a salir”. También aportó la solución: “Sería bueno volver a como era antes, que había diez inspectores abocados a los clubes que te exigían veinte puntos que todos conocíamos. Luego eso se perdió, tendría que volver a ser de esa manera.”

Tener los papeles en regla no es menor, ya que  de eso depende poder acceder a distintas líneas de subsidios y ayudas disponibles. ♦

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *