Cuenca en debate

El corazón comercial de Villa del Parque se prepara para una obra millonaria que los vecinos discuten: la renovación completa de las aceras entre Beiró y BaigorriaLas características y los números de un proyecto que forma parte del “Plan integral de veredas” de la CABA. ¿Hasta dónde es prioridad?

Por Verónica Ocvirk

Después del infierno que fue la apertura del túnel de Nazca y después de las repetidas roturas por reparaciones vinculadas a los servicios públicos, Cuenca se prepara para ser objeto de una nueva obra que estaría comenzando en estos días y que, según se espera, se prolongará a lo largo de siete meses: la renovación total de sus veredas de la zona más comercial -entre Beiró y Baigorria-, lo que abarca también Nogoyá entre Campana y Helguera.

Desde la Subsecretaría de Vías Peatonales (SSVP) que conduce Clara Muzzio señalan que estos trabajos, además del arreglo de 7.200 metros cuadrados de veredas, incluyen el soterrado del cableado aéreo, la incorporación de arbolado y la renovación de todas las rampas de la zona. Consultada por Vínculos Vecinales, la cartera que depende del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad no pudo brindar más precisiones acerca del proyecto: ni detalles técnicos, ni definiciones sobre el arbolado ni tampoco cuál es el presupuesto. Sí se conoció el año pasado que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta gastará entre 2019 y 2020 alrededor de 4.000 millones de pesos en las aceras porteñas, lo que en promedio significa unos 5 millones por día. La información se desprende de la resolución 370 de 2018 publicada en el Boletín Oficial, en la que la SSVP aprobó la licitación Pública 429/SIGAF/18 para la “Ejecución, Rehabilitación y Mantenimiento de Aceras de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, que estará rigiendo entre enero de este año y diciembre de 2020 y se transformó una de las más caras para ese fin. Esa misma resolución señala que para la comuna 11 se asignaron casi 290 millones de pesos a una UTE constituida por las constructoras “Sach SA” y “Alemarsa SA”, que de acuerdo a esa información serían las contratistas a cargo del nuevo arreglo de Cuenca.

 

Te puede interesar
  Un coro en busca de cantantes
Las aceras fueron arregladas hace unos años entre las vías y Baigorria, aunque la comunidad de comerciantes coincide en que la obra no fue bien planificada.

 

“Había que hacerlo”

“Hace unos tres o cuatro años se habían arreglado las veredas de Cuenca entre Nazarre y Nogoyá. Pero la obra estuvo mal planificada: hubo zonas en las que las veredas estuvieron rotas cerca de diez días, porque no tenían baldosas para colocarles”, explica el presidente de la Unión de Comerciantes, Profesionales e Industriales de Villa del Parque, Rogelio González, que agrega que en una reunión que el 29 de enero Clara Muzzio mantuvo con vecinos en el café La Unión la funcionaria se comprometió esta vez a cumplir lo planificado. “Ese encuentro se armó por solicitud nuestra, y ahí le pedimos que la renovación se haga desde San Martín hasta Jonte, pero nos dijeron que solo hasta Baigorria, y que va a arrancar desde ambos extremos. También que diez días antes de las fechas que para nosotros son clave, como Pascua o el Día del Padre, van a suspender los trabajos para que no se dificulte la actividad comercial”.

 

Rogelio González, presidente de la Unión de Comerciantes, Profesionales e Industriales de Villa del Parque y dueño de la tienda Los Españoles.

 

Según González la SSVP no brindó detalles sobre la iluminación, aunque estudiaría la propuesta de incluir luces altas y bajas. Destacó también que la obra incluye dejar hechos los caños para que los servicios de cable, internet y teléfono puedan ir bajo la vereda. “Pero el hecho de que no vayamos a tener más cables a la vista es relativo -marca-, porque las encargadas de bajarlos son las empresas, y no las pueden obligar a hacerlo”. En cuanto a los bancos y bicicleteros, solo serán colocados donde los comerciantes lo soliciten. “Entendemos que mientras dure el arreglo el tránsito peatonal puede ser problemático. Por eso pedimos que lo planifiquen de forma tal que no resulte tan complicado para los comerciantes, los frentistas y quienes circulan la zona”, advierte. Y concluye: “Lo que queda claro es que estas obras hay que hacerlas”.

¿Cuenca peatonal?

Alicia Vecchio tiene un negocio de lanas en Cuenca y Nogoyá y también participó del encuentro en La Unión con Clara Muzzio. “Mucha gente preguntó si valía la pena hacer todo a nuevo cuando hace tres años la obra se hizo. Mal, pero se hizo. Si no conviene arreglar lo que está mal, y dedicar ese presupuesto a otra cosa”, sostiene. Vecchio tuvo serios problemas cuando finalizó la última reparación, ya que le dejaron un caño roto y las tapas de agua hundidas. “Sería interesante que una vez que terminen la vereda el frentista tenga que firmar la aprobación”, dice e insiste en que está de acuerdo en reparar lo que está roto. “El dinero hay que gastarlo con cautela, no dilapidarlo”.

Te puede interesar
  NAZCA EN OBRAS

 

Para Alicia Vecchio, dueña del comercio Nido de Abeja, la mejor alternativa era solo “arreglar lo que estaba mal”.

 

Las veredas rotas en las zonas de alta circulación rankean altísimo entre las quejas de los vecinos de la CABA, aunque la Comuna 11 en particular se enfrenta también a otros retos en materia de espacio público, por caso la poca cantidad de espacios verdes, o la puesta en valor de la zona alrededor del túnel de Nazca (que al cierre de esta edición no había sido finalizada), o el estado calamitoso de las aceras sobre la propia Cuenca, pero desde Baigorria hacia Álvarez Jonte.

Sobre la situación comercial de Villa del Parque González advierte: “A nosotros nos tocan las generales de la ley, y la verdad es que está todo muy flojo. Hay mucho local vacío en Cuenca. Siempre existió una alta rotación. Pero antes no duraban en alquiler: en seguida alguien los quería. Ahora no, ponen un local en alquiler, pasan meses y nada”.

Cuenca se encuentra de cara a otro desafío: el de qué hacer con el paso a nivel en el cruce con las vías del Ferrocarril San Martín. La Ciudad se dispone a eliminar todos sus pasos a nivel, pero aquí la opción de trinchera o viaducto elevado en esa zona parece difícil -el túnel de Nazca se encuentra muy cerca-, mientras que un paso bajo nivel destruiría virtualmente la actividad comercial de la zona. “Lo que están planteando es hacer la calle peatonal y dejar debajo de las vías un paso para la gente -revela Vecchio-. Pero hay que pensarlo bien: con eso van a matar Cuenca”. ♦

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *