Reclamando a Edesur

Entre un tendido eléctrico desgastado y edificios que multiplican el consumo, los vecinos afectados por cortes prolongados continúan buscando una respuesta a su reclamo. Algunas pistas para entender un problema de múltiples aristas.

Sandra González entra a La Carnicería, en Concordia y Jonte. Ese día en Villa del Parque no se habla de otra cosa; y el ronroneo de los generadores dispersos en las veredas de los comercios se asume como parte de la banda sonora del verano que comienza. Cuando va a pagar los cortes que había encargado para la cena de Nochebuena, Kevin Ceravolo, desde atrás de la caja, le ofrece agregar sus datos en una planilla. “Mientras otras personas protestaban, él dijo que había que tomar nota de los reclamos. Armó planillas, las imprimió, y las puso en su negocio para dejar asentado a todos los que sufríamos cortes de luz”, cuenta Sandra. “Puede parecer una pavada, pero el tipo accionó”, reconoce la mujer el gesto de su vecino. Su propio negocio está dos cuadras más allá, es la histórica casa de uniformes José González.

La cuadrilla de Edesur

Con un pie en el fin de año la cuadrilla de Edesur era la visita más ansiada por todos. Cuando llegaron al barrio, Kevin fue a su encuentro. Ponían la escalera junto a un poste, bajaban rollos de cables de su camioneta y le explicaban al carnicero: “Lo que nosotros vamos a hacer ahora es poner parches, es lo que venimos haciendo y no podemos hacer otra cosa en este momento”, exponía el técnico, provocando una mezcla de insatisfacción por la certeza de estar frente a un arreglo precario y agradecimiento por la sinceridad.

Por Emilio Lamarca se acercaba Elisabet Piacentini, presidenta de la Unión de Comerciantes de Villa del Parque, a pedir información a la cuadrilla. Sandra le había dejado un mensaje muy temprano esa mañana, pidiéndole que intercediera para reclamar por los cortes prolongados que sufrían en cuatro manzanas a la redonda. “Hablé con los comerciantes y luego di un poco de vueltas por el barrio hasta que vi en la esquina de Emilio Lamarca y Lascano dos camiones de Edesur”, cuenta Elisabet. “Había personal cargando un cable muy grande, me dijeron que debían reemplazar otro que se había quemado en ese lugar. Ellos mismos manifestaron que no había habido inversiones de Edesur en esa zona, que los cables se queman por la gran cantidad de viviendas y el consumo de los aires acondicionados”.

¿Por qué se corta el suministro eléctrico? La energía viaja a través del cableado de alta tensión desde la central donde se la produce hasta una subestación eléctrica, que en las afueras de la ciudad la transforma en media tensión, y de ese modo se distribuye por los barrios, en redes que en Caba se extienden bajo tierra. Luego, pasa por cámaras transformadoras de media a baja tensión, y así llega hasta las viviendas, comercios e industrias. Para funcionar bien, estos cables deberían transportar energía hasta no más de un 70 % de su capacidad, porque si se los lleva al límite, se recalientan y pueden quemarse.

Te puede interesar
  Santilli, los vecinos y Villa del Parque

¿Cómo evitar esa sobrecarga en barrios en donde nuevos edificios multiplicaron la demanda? Hay una reglamentación que las empresas constructoras suelen obviar que las obliga a instalar cámaras transformadoras en el sótano de los edificios que construyen. “Lo que nos explicaba la gente de Edesur, sotto voce, es que en vez de contar con cámaras transformadoras propias (que tienen un alto costo) muchos de los nuevos edificios están conectados a la red general”, revela Kevin. Según le dijeron los técnicos, prefieren no poner la cámara porque si bien Edesur debería devolverles la inversión, la retacea. El resultado de este desmanejo son los cables quemados y los cortes de luz.

Reclamos desde arriba y desde abajo

A poco de asumir la actual Junta Comunal 11 envió notas a Edesur y Edenor “pidiendo un informe que detalle cuál era la planificación de obras para la comuna”, informa la juntista Victoria Pugliese, “porque en el verano del 2020, ni bien habíamos asumido, había habido cortes sobre todo en Villa del Parque. Hicimos esas notas que nunca tuvieron respuesta.”

“Desde la Unión de Comerciantes de Villa del Parque mandamos tres cartas-documento, exigiendo a Edesur, al ENRE (Ente Nacional Regulador de la Electricidad) y a la Secretaría de Energía, que realicen las inversiones necesarias para evitar que siga habiendo cortes y también pedimos reuniones para que los damnificados puedan evacuar dudas y tener una comunicación fluida”, cuenta Elisabet Piacentini. En la UCVP recibieron la confirmación de recepción de estas cartas enviadas el 10 de enero, pero no una respuesta.

“Nos informamos con un abogado que nos dijo que para que quede constancia, los reclamos hay que hacerlos formalmente al ENRE, asentando las fechas de los cortes y las duraciones”, explica Kevin. “Ahora armamos un grupo de whatsapp con todos los vecinos de esta zona donde nos pasamos tutoriales e información para avanzar en estos reclamos.”

El 19 de enero el ENRE dio una respuesta a la comunidad, cuando anunció que Edesur sería sancionada “por deficiencias en la calidad del servicio y atención a las personas usuarias”. La empresa está obligada a descontar de las facturas el monto de $10.375 a quienes hayan sufrido Corte Prolongado o Reiterado entre fines del 2021 y comienzos del 2022. Si bien el resarcimiento es mejor que nada, “diez mil pesos me los gasto en un día de nafta del grupo electrógeno”, afirma Kevin, “lo que necesitamos es que no se corte más”, subraya enfático. “A nosotros con los cortes nos empezó a andar mal la cortina metálica y cambiarla nos salió 27.000”, Sandra cuenta lo que le tocó en su negocio y trae la experiencia del verdulero de Jonte al 3500, frente al pasaje Tokio, a quien los cortes le significaron una pérdida diaria de 20.000 $.

Te puede interesar
  ¿Cómo se construye en los barrios?

Tarifas e inversiones

Edesur argumenta que su deficiente inversión se debe al congelamiento de tarifas: “sus costos crecen al ritmo de la inflación (más de 100% acumulado en dos años), mientras que sus ingresos solo aumentaron un 9% en los últimos 24 meses”, afirma una nota publicada por Clarín el 11 de enero. Desde el área de energía del gobierno, responden que “desde que están privatizadas, Edesur y Edenor invierten solo si el Estado las obliga”, publica una nota del portal La política On Line, con fecha del 13 de enero. Allí se rescata un cuadro “realizado en base al balance de las compañías, que revela que durante el tarifazo de Macri, lejos de crecer, las inversiones disminuyeron”. Si es certero el argumento sostenido por los funcionarios de energía que dicha nota publica, cabe suponer que el gobierno nacional debería presionar más a Edesur para que realice las inversiones pendientes. Y cabe suponer también que el gobierno de Caba tendría que revisar las sanciones que pesan sobre las empresas constructoras, ya que no estarían alcanzando para que la instalación eléctrica de los nuevos edificios se ajusten a la norma.

“Más allá de que los reclamos al ENRE son individuales, es bueno que los vecinos piensen posturas más colectivas, porque sabemos que son situaciones de toda la ciudad y que datan de mucho tiempo”, observa la comunera Victoria Pugliese.  Al cierre de esta edición, la página del ENRE informaba  que en  Caba había habido 6.777 cortes el día previo y en ese instante registraba 1732 usuarios sin electricidad (la página actualiza estos datos cada cinco minutos según información brindada por Edesur). ♦


Informe actualizado diariamente sobre los cortes activos

Reclamo por falta de suministro o servicio defectuoso

Consulta por el estado del reclamo

Comunicación telefónica con el ENRE:
0 800 333 3000

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.