Celebrar juntos el trabajo barrial

Una veintena de organizaciones de las comunas 10 y 11 se dieron cita en la sede de la filial Devoto del Credicoop. La crónica de un encuentro que promete ser el comienzo de un futuro más compartido. Por Verónica Ocvirk Qué puede tener que ver un banco con media docena de clubes barriales, un centro […]

Clubes en el barrio Comercio e Industria Destacados Educación Participación Ciudadana

Una veintena de organizaciones de las comunas 10 y 11 se dieron cita en la sede de la filial Devoto del Credicoop. La crónica de un encuentro que promete ser el comienzo de un futuro más compartido.

Por Verónica Ocvirk

Qué puede tener que ver un banco con media docena de clubes barriales, un centro cultural, tres asociaciones de comerciantes, dos escuelas, una cooperativa, un puñado de medios zonales, y hasta una “casa del futuro”? El territorio para empezar – hablamos en todos los casos de instituciones de carácter social de las comunas 10 y 11- pero también el hecho de compartir un espacio pensado para tejer vínculos entre quienes en definitiva se dedican a trabajar por estos barrios.

Fue el viernes 22 de noviembre en el salón de la Comisión de Asociados de la Filial Devoto del Credicoop: la directora de Vínculos Vecinales Mariana Lifschitz, el gerente de esa filial Sergio Sosa y Osvaldo Carbonetti por parte de la Comisión de Asociados organizaron un encuentro del que participó una veintena de representantes de diferentes instituciones barriales, muchos de los cuales ni siquiera se conocían entre sí. “En este mismo salón solían organizarse legendarios locros en los que entidades como las de ustedes se juntaban para contarse lo que estaban haciendo y sus inquietudes. Queremos retomar esa idea de nuestros antiguos dirigentes y recrear algo similar”, dijo Sergio Sosa, mientras Mariana Lifschitz explicaba que la relación del periódico con el banco se remonta a 1958, el año en el que su papá y fundador de Vínculos Vecinales Enrique Lifschitz -entonces de 27 años- se asoció a la recién fundada cooperativa de crédito La Confianza, que luego se transformaría en esta sede del banco Credicoop.  “Comentan quienes vivieron aquella época que La Confianza era muy querida entre los vecinos, que se hacían actividades con todos los clubes de la zona, con organizaciones vecinales y de comerciantes y ese es el legado que queremos rescatar -expresó Mariana-. Es el momento de tomar la posta de lo que hizo esa generación”.

Los presentes

La dinámica del encuentro fluyó a partir de un juego: los organizadores iban mencionando direcciones postales y los presentes debían acertar cuál es la institución que tiene su sede en ese punto del mapa. Así pudieron ir presentándose Jorge Rodríguez (presidente de la Asociación de Comerciantes, Profesionales e Industriales de Floresta y Vélez Sársfield), Daniel Saint Hilaire (presidente del Centro Cultural Resurgimiento), Elisabet Piacentini y Silvia Shocron (de la Unión de Comerciantes, Profesionales e Industriales de Villa del Parque), Mariela Britez (de Racing, sede Villa del Parque), Domingo Pugliese (presidente del Club Pacífico), Manuel Tascon (de la comisión directiva de Imperio Juniors) y el presidente de Ciencia y Labor Pablo Salcito.

Claudio Meschini participó como integrante de la Cooperadora de la Escuela 13 Leopoldo Marechal, y Genoveva Gordillo como coordinadora de empleo de la Casa del Futuro. Tampoco faltó Mary Ribaudo (que desde hace 34 años es presidenta de la Asociación de Comerciantes, Industriales y Profesionales de Monte Castro) ni Lucho Capristi, que con 22 años creó y dirige la flamante Radio de Monte Castro. Silvio Mattano estuvo en representación del Club Federal Juniors y David Lugo del Polideportivo Pomar. De parte de la escuela especial infantil Coriat participó Valeria Capurro, mientras también dijeron presente Lucio Mascadri y Carmen Flores del colectivo Acción Personas en Situación de Calle, así como Juan Pedro Gallardo (de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad) y Alejandra Sousa (de la fábrica recuperada Séptimo Varón).

A Mabel Sanpaolo, que vino en representación de la Asamblea de vecinos de Floresta y también como  parte del staff del programa radial “Paso al Frente” -hecho por docentes del distrito escolar 12- le tocó cerrar la ronda, y fue entonces cuando señaló que la memoria puede ser una buena base para construir y reconstruir estas redes esenciales. “Las sociedades de fomento son un poco el origen de todo esto, de ahí venímos. A veces parece que el individualismo se impone -dijo-, pero por suerte también está la unidad y la voluntad de encontrarse en estos espacios”. ♦

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *