Cultura a cielo abierto

Las calles se vuelven escenario para los artistas del barrio, ahora que los espectáculos al aire libre están habilitados. Te acercamos propuestas de música, teatro, danza, circo, literatura y hasta una huerta comunitaria, para compartir y disfrutar sin dejar de cuidarte.

La pareja de músicos vive justo en la ochava, ella sale con un clarinete y él con un cello. Mientras el porche de su casa hace las veces de escenario, las baldosas de la esquina configuran la platea. El público: una decena de vecinos y vecinas que llegaron caminando, todos con barbijo y cuidando el protocolo para no contagiar/se.

Lo nuevo de Santa Mitre

Federico Howard y Blanca Strepponi son los mentores de estos paseos impulsados por el colectivo Santa Mitre en busca de los artistas del barrio. “Te vas a reír si te cuento que tengo un listado en Excel con todos los artistas que viven en Villa Santa Rita y Villa General Mitre”, revela Federico mientras el grupo de espectadores camina hacia la casa del siguiente show, y dando detalles agrega: “Incluso los tengo clasificados por zonas, y cuando veo que hay cuatro o cinco que viven en un radio cercano, ya sé que ahí podemos armar un programa”.

El primer paseo fue el sábado 31 de octubre. Abrió la tarde el dúo circense de Pia Ponce y Alabama Love, en el pasaje Las Provincias. La banda sonora que las acompañaba salía del parlante de Cualquier Lado Club de Artes. Dos paraguas de primoroso tul acompañaban el número de las acróbatas. Luego, tres cuadras de caminata y el público llegó a la casa de los músicos Luciana Aranguren (cello) y Fernando Vivier (clarinete), donde en tiempos normales funciona el taller para niños “Música en el aire”.

Fernado Vivier y Luciana Aranguren ofrecieron un breve concierto en la puerta de su taller “Música en el aire”.

Desde allí, medio flotando por el efecto de sus melodías, fueron hacia la calle de Jésica Mara. Ella los esperaba con un bombo y una sonrisa que podía adivinase bajo el barbijo. Secundada por el guitarrista Adrián Longobuco, cantó una milonga y dos chacareras. El público los acompañó con las palmas a la sombra de una palmera.

Cuatrocientos metros más allá llamaron al timbre de Viviana Werber. Ella salió hasta la puerta para leerles un cuento de su autoría, sobre un hombre que luego de mudarse al pasaje La Marea, se ve abrumado por interminables noches de insomnio.

Viviana Werber, impulsora del “Fogón Cuentero“, narra un cuento de su autoría.

Regresaron finalmente a Las Provincias y allí Paola Antonini les dijo: “Amo el tango y extraño los abrazos”, y se lanzó a bailar a Piazzola que sonaba en el parlante de Cualquier Lado.  La tarde cerró con una merienda compartida en el patio del centro cultural, donde por primera vez luego de siete meses, se escuchó el ronroneo de la máquina de café.

Te puede interesar
  Alfredo Sadi
Paola Antonini, bailarina de contemporáneo y tango, participó del primer paseo cultural en la vereda de Cualquier Lado Club de Artes.

♦ Facebook: Santa Mitre Circuito Cultural
♦ Instagram: @santamitre

Canciones al paso

“Cuidándonos, podemos hacer cosas colaterales y alimentar el alma” dijo el Tata Cedrón en una entrevista publicada por el diario La Nación el 18 de agosto pasado.  Hace diez años que el músico vive en el barrio y canta para los vecinos. Tiempo atrás solía hacerlo en la esquina de Jonte y Cuenca ante una pequeña muchedumbre reunida. La cuarentena lo obligó a buscarle la vuelta para no resignar la intención. Así nació “Canciones al paso”, donde el Tata ofrece un recital desde el zaguán de su casa, para una, dos, tres o cuatro personas, no más.  Acompañado por su guitarra, canta canciones de su repertorio, “lo que me va saliendo bien en ese momento, por ejemplo, alguna letra de Cadícamo o Leopoldo Marechal”, dijo en la mencionada entrevista.

El Tata Cedrón toca para los vecinos desde el zaguán de su casa en Villa Santa Rita. Foto: diario La Nación.

Cuentos al paso

Una vecina cuentacuentos se suma a las propuestas “al paso”: cada quince días narrará una historia en la vereda para los vecinos que quieran acercarse, siempre en pequeños grupos.

Muestras al paso

Rubén Barqui, artista plástico del pasaje Enrique De Vedia, expone desde su terraza, con vista a la calle, todos los fines de semana.

Quien suba la mirada caminando por el pasaje De Vedia, se encontrará con los cuadros de Rubén Barqui,

♦ Para escuchar al Tata Cedrón y a la vecina cuentacuentos o pedir más info de las muestras, hay que escribir un mail a: antoniagarciacastro@gmail.com

El Épico de Floresta

“Al principio de la pandemia los compañeres no querían encontrarse por zoom, decían que el teatro tiene que ser presencial, hasta que la necesidad de conexión con otro ser humano los fue ablandando y de apoco se fueron uniendo”, cuenta Marcela Di Tomaso, la directora del grupo de teatro comunitario que funciona en el Corralón de Floresta.

“Han pasado muchos meses, la mayoría de nosotros, artistas, nos hemos quedado sin trabajo, estamos viviendo de lo que podemos, de nuestras parejas o nuestros hijos que nos ayudan o haciendo cualquier otra cosa que no tiene que ver con el trabajo que hicimos toda la vida”, confiesa la directora, plasmando un sentimiento compartido por todos sus colegas, y concluye: “así que es super necesario que salgamos, ahora que se puede”.

El Épico de Floresta nació en el 2002, reuniéndose y ensayando en el Corralón de Floresta, hoy “plaza cultural del Corralón”

Durante la cuarentena los integrantes del Épico crearon una obra titulada “Los de Arriba, los de Abajo”, que vienen ensayando en encuentros virtuales. En noviembre volverán a su lugar natural: la plaza cultural del Corralón  (Gaona y Gualeguaychú). “Creemos que podemos implementar un protocolo. Así como la gente está reuniéndose con amigos al aire libre, nosotros podemos hacer allí un teatro con distanciamiento.” La propuesta de este grupo de teatro comunitario está abierta a todos los vecinos que quieran sumarse.

Te puede interesar
  La biblioteca de Defensores

♦ Facebook: El Epico de Floresta OK
♦ Instagram: @teatroepicodefloresta

La huerta Del Corra

En la plaza del Corralón hay también una huerta comunitaria y agroecológica, cuidada hace varios años por un colectivo de vecinos y vecinas. Allí crecen árboles frutales, plantas medicinales, aromáticas y hortícolas de estación. También hay un gran compost comunitario donde la gente que hace compost en su casa puede dejar lo que junta.

Antes de la pandemia en la huerta se daban talleres y recibían la visita de jardines de infantes y escuelas primarias de la zona. Esas actividades están suspendidas, pero quien quiera visitarlos y conocer su trabajo puede hacerlo los domingos a partir de las 16:00, cuidando los protocolos.

“Hoy sembramos semillas de la ancestral Milpa”, dice un posteo reciente en el Facebook de la Huerta del Corra, acompañado por esta foto.

“Se puede sumar cualquier vecino/a que tenga ganas, este espacio es para el barrio. La idea es que tengamos un poco de acercamiento a la tierra y que podamos conocer los ciclos de la naturaleza”, explica Nicolás Secilio, uno de los vecinxs que forma parte del proyecto, y agrega un dato interesante: “Lo que cosechamos lo llevamos a una organización social llamada Ser con vos, que prepara comida para gente en situación de calle.”

♦ Facebook: Huerta Del Corra
♦ Instagram: @huertadelcorra

La vuelta de las bibliotecas

Las bibliotecas populares reabrieron sus puertas para préstamo de libros. Aunque no se trate de una actividad al aire libre, bien podrían los vecinos ir a leer a la plaza y así convertir su rato de lectura en cultura a cielo abierto.

En Villa del Parque, la Biblioteca Domingo Faustino Sarmiento (Baigorria 3373) atiende los martes y jueves de 16 a 18 horas.

♦ Solicitar turno previamente por mail o por teléfono: biblioteca.prestamos1929@gmail.com – Teléfono: 4504-0405 (martes y jueves de 16 a 18 hs.).

En Villa General Mitre, abrió la biblioteca del Club Ciencia y Labor (César Díaz 2453). Atiende lunes y jueves de 15:30 a 17:30 horas.

♦ Solicitar turno previamente por mail: bpcienciaylabor@gmail.com.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *