Todo pasa leyendo

Desde Villa General Mitre y Paternal, María Ussher invita a la lectura compartida con múltiples propuestas destinadas a chicos y grandes.

En una biblioteca, un café o un centro cultural. En una casa o una plaza. En una merienda, durante el desayuno o mientras se celebra un cumpleaños. Sea donde sea y sea cuando sea, todo pasa leyendo. Al menos así lo entiende María Ussher, alma máter de este proyecto que aspira, con los juegos y los libros como protagonistas, a tejer tramas colectivas a partir de la literatura.

El libro y la chocolatada

Promocionar la lectura, especialmente la de literatura infantil y juvenil es el medio de vida de María, más allá del barrio. A eso se dedica en el Ministerio de Cultura de la Nación, donde trabaja hace diez años. Pero a partir del 2019, eso que era su trabajo impregnó las tardes en su casa, cuando empezó a invitar a nenes y nenas para compartir meriendas literarias. Fue el puntapié de la variedad de actividades literarias que ofrece hoy, aunque en aquel momento la pandemia trastocó el impulso inicial y la obligó a frenar.

“Pensé que era el fin del proyecto. Sin embargo, en cuanto se pudo salir, hice de la Plaza de Pappo mi segundo hogar”, recuerda. “Una día, pensé en llevar mi lona y llenarla de libros para compartir. Así fui marcando un espacio. Entonces empecé a darme cuenta que la nena que había venido ayer, volvía hoy y otro día más. No era algo que empezaba y terminaba, sino que a partir de los libros compartíamos historias y veíamos que surgía. Así, de la nada, pude ver un horizonte”.

Cuando ese horizonte comenzó a corporizarse, María buscó un nombre. “Quería algo que me identifique. Pensaba en títulos de libros y me acordé de uno que amamos con mis hijes, que se llama Cuando todo pasa volando, del dúo Doumerc-Barnes. Así llegué a Todo pasa leyendo. Me gustó ese doble juego: podes reírte o llorar con un libro. Podes asociar momentos con ciertos libros. O viajes o etapas. Entonces, leyendo pasa todo, la vida y las emociones”.

Te puede interesar
  A través de las ventanas

Al dejar atrás la pandemia, las meriendas encontraron un nuevo espacio en la Biblioteca Popular Becciu, de Paternal, con encuentros que se repiten una vez por mes y están dirigidos a niños y niñas de cuatro a siete años. Y en algún momento las meriendas también comenzaron a ir a domicilio a festejar cumpleaños: se transformaron en animaciones literarias, con el juego y el libro como principales protagonistas.

Mundo de adultos

Hubo un festival vecinal al que María llevó algunos de los libros que venía leyendo en las meriendas. Era un encuentro en la Huerta de la Cuadra en el que artistas del barrio compartían lo suyo. María no llevó los libros para compartirlos con los chicos, sino con todos, segura de la calidad literaria de esos textos. El efecto que provocaron en el auditorio reunido en la vereda la dejaron con ganas de más.

Pensando qué podía ofrecerle a los grandes, le dio forma a los encuentros de juegos literarios. “Jugamos con las palabras y su plasticidad”, explica María. “Uno de los ejercicios que hacemos es partir de palabras al azar y buscamos definirlas de una forma que no sea la del diccionario, que apele a lo poético. Otras veces llevo ilustraciones o imágenes y les muestro una serie de seis, cinco segundos cada una, y tienen que escribir la primera sensación que se les viene. Después, tipo Cadáver Exquisito, compartimos el escrito todo junto y así increíblemente surge un microrelato poético y con sentido. Lo que busca el taller es esa creatividad que surge de lo espontáneo”.

Los juegos literarios tienen agenda asegurada dos días a la semana: los lunes en el Centro Cultural Che Pugliese y los jueves en la Biblioteca Becciu.

Te puede interesar
  La hora de la cultura

Un libro y un café

Hay una propuesta aún sin estrenar del universo de “Todo pasa leyendo” que cobrará vida el 24 de septiembre de 11.30 a 13. Se llama Lecturas con Café y consiste en compartir la lectura de un libro. María se encarga de su elección y de realizar la compra al por mayor del título en cuestión para que el día del encuentro cada participante tenga el suyo. “Así arrancamos la rueda de leer un libro por mes y nos acercamos a autores o temáticas a las que por ahí no llegaríamos solos”, invita María. La cita es en Café Artigas y el costo de la propuesta incluye el libro, el desayuno y el encuentro. ♦


Todo pasa leyendo
Instagram: @todopasaleyendo
Facebook: Todo pasa leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.