Alguien mira a los vecinos en situación de calle

Acción PSC entrega viandas nutritivas a 162 personas en situación de calle cada martes y viernes. Cómo organizan su trabajo y qué necesidades tienen.

Destacados Inicio Participación Ciudadana

Durante la tarde, seis voluntarios y voluntarias están cocinando en sus casas, preparando a todo vapor más de veinticinco viandas cada uno. Apenas despunte la noche, pasará por cada casa un auto en el que cargarán las bandejas con comida. Seis autos recorrerán las calles de las comunas 9, 10 y 11, con un chofer y un acompañante que irán sitio por sitio encontrando a cada una de las personas que tienen listadas en su planilla, para entregarles su vianda y charlar un poco: saber cómo están.

Lucio Mascaldi es electricista y vecino de la comuna 10. Él y su esposa, ya jubilada, participan de Acción PSC hace dos años. Ni sabe cuántas horas por semana le dedican, treinta o quizás cuarenta. “En algunos momentos estoy poniendo el cuerpo, pero en otros estoy organizando. Y cuando estoy en otra cosa en el medio aparecen los whatsapps, o sea que no te lo sacás nunca”, dice, y enfatiza: “lo cierto es que me encanta, yo prefiero laburar de esto que de electricista, y eso que quiero mucho a mi profesión”.

Y entonces, la pandemia

Cuenta Lucio que en estos barrios los vecinos en general tienen una actitud integradora hacia esos otros vecinos que viven en la calle. Y para ilustrar, da ejemplos concretos: “Había unos chicos que paraban en Argerich y Rivadavia a los que los dueños del gimnasio que está a la vuelta sobre Rivadavia, los dejaban ducharse. Los muchachos vivían de limpiar vidrios. Entonces un comerciante le decía a alguno “bueno dale, vení, límpiame la vidriera y le tiraba doscientos pesos. Cuando el Viejo Bodegón, acá en Segurola y Gaona, cerraba, algo siempre quedaba en la parrilla y Marcos tenía para comer. Y así pasaba en montones de lugares. Hoy estos recursos de subsistencia se redujeron”.

Además de cerrar los restaurantes, apenas empezó la cuarentena el episcopado cerró todos los comedores que dependen de las iglesias. Y al hambre creciente se sumó el miedo al contagio. “La mayoría de las personas en situación de calle tienen mucha conciencia del coronavirus y también del dengue, que ha hecho mucho más daño que el covid 19 hasta ahora. Aunque si el coronavirus se sigue expandiendo la cosa puede ser muy complicada sobre todo en las ranchadas grandes, como San Cayetano o Bajoautopista, donde encima con el frío la gente se junta para calentarse.”

 

Lucio Mascardi, de frente en el centro de la foto. Un grupo de voluntarios acondiciona el local que alquilaron a fines del 2019. Allí acopian las donaciones de ropa y los alimentos con los que preparan las viandas. Dirección: Juan B. Justo 7544.

VV. ¿Qué puede hacer un vecino o vecina que quiere colaborar con ustedes?

Lucio: si alguien quiere sumarse como voluntario, puede hacerlo en alguno de los tres roles: como cocinero/a, como conductor/a o como acompañante. En este momento tenemos 24 cocineros que se van rotando, cada uno suele cocinar dos veces al mes. Pero lo que más necesitamos en este momento son conductores: gente que ponga su auto y salga a recorrer. Los conductores siempre van con un acompañante, entre los dos llevan las viandas y anotan o entregan pedidos. Además, a veces hay que ir a buscar información: un número de DNI para un trámite, un número de contacto, una foto, o ir a cobrar a tal lado el IFE, o llevar un mensaje de salud o un medicamento.

VV. También estuvieron difundiendo en las redes sociales un pedido de frazadas.

Lucio: Sí, estamos haciendo correr lo de las frazadas, nos están llegando donaciones, pero no alcanzan. Las personas en situación de calle suelen perder las que tienen porque se las roban, porque se les mojan o porque Espacio Público los hecha y los hace dejar las cosas. Entonces a lo largo del invierno se las vamos reponiendo. El año pasado nos habían donado rollos de matelasé que como estaban manchados no los podían vender, y con eso fabricamos cerca de 300 frazadas. A lo largo de toda la temporada de frío entregamos 800, entre las que fabricamos nosotros y las que recibimos. Ahora estamos convocando nuevamente a la donación de frazadas y también pedimos ropa de hombre.  Por otro lado, a partir de la cuarentena estamos promoviendo las donaciones de dinero porque las donaciones en especias son más complicadas.

Creciendo con mística

Durante mayo Acción PSC cumplió tres años. Fijaron la fecha de su fundación en el día del 2017 en el que participaron del Censo Popular de Personas en Situación de Calle. Siete vecinos de la comuna 10 habían sido convocados por la organización Proyecto 7 para recabar información para el censo en estos barrios. “El censo se hizo porque el gobierno de la ciudad informaba un número de personas en situación de calle que no coincidía con nuestra percepción. De hecho, ellos hablaban de 1097 personas y nosotros en el censo contamos 4300”, explica Lucio. Luego de censar a los vecinos que vivían en estas calles se preguntaron: “¿y ahora qué?”, y empezaron a salir con una olla a darles de comer. Después empezaron a llevarles viandas. Al poco tiempo se sumaron amigos y ya eran 20 los que salían, después se acercaron conocidos y ahora suman 87 los voluntarios. Más manos para más gente a la que asistir: en el 2019 volvieron a realizar el censo y esta vez contaron 7200 personas en calle.  

Lucio destaca que Acción PSC tiene mucha mística: “Cuando hablamos de Jorge de Bajoautopista todos sabemos de quién estamos hablando. Y cuando murió Carlos hubo 50 personas llorando. Llega un momento que uno los conoce a todos. Aunque yo no haya ido a un sitio hay algunos que los conozco por su nombre listado en la planilla. Después, cuando me toca ir a la reco, junto nombre con cara y es interesante lo que se produce”.

Para las reco, como llaman todos a las recorridas en las que reparten las viandas, llevan una aplicación en el celular donde tienen cargada toda la información de cada una de las personas que asisten. La app fue diseñada por uno de los miembros fundadores, que además es programador. También los audios de whatsapp ocupan un lugar fundamental en esta dinámica: entre sitio y sitio, el que va en el auto de acompañante, graba un audio al grupo para contar cómo les fue.  “Eso sirve por seguridad y como forma de guardar información. Y tiene que ver con la mística también”, reconoce Lucio, “hay gente que deja de hacer lo que sea que esté haciendo para escuchar los audios de los compañeros que están de reco, así el tipo que fue la semana pasada está viendo si le llevaron la frazada que había anotado para Juan.”

¿Qué proyectos tienen a futuro?

Lucio: Ahora Tenemos una comisión de educación y otra de salud en proceso de desarrollo. Y estamos pensando cómo poder generar talleres para que la gente de calle trabaje y pueda hacer sustentable su ingreso a un hotel. //

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *