¿Dónde está el poder ciudadano?

La Ley de Comunas late en la Constitución de CABA, esperando a un gobierno que la empuje a salir a la cancha con todas las letras. Mientras tanto, pocos porteños y porteñas están enterados del poder que esta ley les confiere.

Por Mariana Lifschitz

Dos vías propone el gobierno porteño para vehiculizar propuestas o reclamos: una es participar de los encuentros cara a cara con los funcionarios de más alto rango, esas invitaciones a charlar con ellos en eventos organizados en los clubes de barrio; otra es hacerlo on line en la plataforma BA Elige, en la que es posible pronunciarse sobre las prioridades de cada barrio: cualquier vecino puede proponer y cualquier vecino puede votar lo que otro propuso. “Es como una atención personalizada que desalienta la organización colectiva, algo que está en el espíritu de la Ley de Comunas”, dice Mabel Sampaolo, docente jubilada y miembro de la Asamblea de Floresta que en representación de ese grupo participa del Consejo Consultivo de la Comuna 10.

Política al alcance de la mano

La llamada Ley de Comunas fue aprobada en el 2005 para descentralizar la gestión de la Ciudad de Buenos Aires, y lo que marca es que hay una instancia de gobierno al alcance de los vecinos que además tiene un presupuesto para resolver asuntos barriales. Esa instancia se llama Junta Comunal y se compone de siete miembros votados por los vecinos de la comuna correspondiente. Uno de esos siete -el cabeza de lista del partido más votado- toma el rol de Jefe Comunal.

Pero a catorce años de aprobada la ley mucha gente no sabe qué es un comunero, menos conocen los nombres de los que están en funciones ni tienen idea de la existencia de los Consejos Consultivos. “Una vez me llegó una grabación telefónica invitándome a una reunión con Rodríguez Larreta en el barrio, después me dejaron un folleto a todo color por debajo de la puerta. Yo me anoté para participar y luego del encuentro me llamaron para ver si había ido. ¡Un aparato de difusión impresionante! Imaginate si pusieran ese presupuesto en difundir los Consejos”, apunta Sampaolo advirtiendo sobre cuál es el tipo de participación ciudadana que el gobierno fomenta y cuál soslaya.

Te puede interesar
  Comisarías cercanas

A pesar de todo las Juntas Comunales y los Consejos Consultivos están vivitos y coleando. “En la Comuna 11 el Consejo Consultivo tuvo unos años de gran participación, me acuerdo una reunión en Argentinos Juniors en la que habría trecientas personas. Pero más adelante, un poco por las disputas políticas y también porque los reclamos que se hacían no llegaban a nada, ese boom inicial fue bajando”, relata Pablo Salcito, presidente del Club Ciencia y Labor y miembro del Consejo Consultivo 11. Hoy quedó un grupo estable de no más de 50 personas de distintas pertenencias políticas entre las que buscamos llegar a acuerdos. A veces se han logrado proyectos interesantes, incluso con el aval del partido oficial. Pero la verdad es que después no se llevaron a la práctica.”

“En la comuna 10 -prosigue Sampaolo- es para destacar que el Consejo tiene una reunión mensual con la Junta. Nos reciben en la sede comunal, responden las preguntas de la reunión anterior y les dejamos nuevos reclamos. Este nexo no sucede en todas las comunas. A veces uno se va medio frustrado porque no tienen mucha respuesta para dar si no accionan políticamente a través de sus contactos en el gobierno, porque el presupuesto con el que debieran contar no existe. Y de las áreas que debieran ser de su competencia solo les han dejado la poda y arbolado.”

Dinero es poder

Dice la Ley de Comunas que el presupuesto de cada comuna “se elabora a través de mecanismos que, a escala barrial, garantizan la participación de los vecinos en la fijación de metas, formulación y control presupuestario. La discusión referida precedentemente se dará en el ámbito del Consejo Consultivo Comunal”. Reclamando que esto se cumpla, un Interconsejo, formado por los Consejos Consultivos de todas las Comunas hace presentaciones en la Legislatura. El dinero que efectivamente reciben alcanza para poco y nada y solo el jefe comunal tiene control sobre él, dato al que vale la pena agregar que en estos años el actual partido gobernante, antes Pro y hoy Juntos por el Cambio, tuvo la presidencia de las quince comunas.

Leo Farías, miembro de la Junta Comunal 10 por el Frente para la Victoria, nos dijo que la gestión de Rodríguez Larreta buscó vaciar de poder a las Juntas reduciéndolas a una presencia testimonial. “En el 2017 desembarcaron nuevos empleados del Gobierno de la Ciudad en las Comunas con el cargo de ´gerentes´; su misión es ejecutar la política territorial, función que por ley corresponde a los comuneros. Todos los servicios de la comuna los proveen empresas privadas cuyas contrataciones fueron hechas directamente por el gobierno central. Y el presidente de la Junta es su único interlocutor, apoyado en los gerentes. Él tiene el monopolio de la firma, controla los pocos recursos y los empleados”.

Te puede interesar
  “El Rocca es del barrio”

A pesar de estas limitaciones, cada Comuna vivió experiencias distintas. De la 10 dice Mary Ribaudo (presidenta de la Asociación de Comerciantes de Monte Castro) que “la gestión de esta Junta Comunal fue excelente, había comunicación y una predisposición que no tuvimos en la anterior gestión. Hemos logrado el apoyo de Daniel D´Ippolito (jefe comunal) para embellecer las veredas de Jonte, y cuando hubo problemas que solucionar estaban presentes.” Sobre la gestión de la 11 Elisabet Piacentini (vicepresidenta de la Unión de Comerciantes de Villa del Parque), señala que “cuando se crearon las comunas vimos con mucha esperanza tener cerca a siete personas del barrio para acercarles nuestra problemática. Pero lo cierto es que nunca contamos con ellos. Hubo una sola comunera, Marta Liotto (integrante de Juntos por el Cambio por el radicalismo), que estuvo en cada reunión de Seguridad -porque esa era su área-, generando vínculos con las autoridades policiales y presente cada vez que se lo solicitábamos.”

Hecha la ley

Lo escrito en la legislación de comunas es claramente un terreno en disputa, pero así y todo vecinos y vecinas tenemos en los Consejos Consultivos un canal para involucrarnos en las decisiones que afectan a nuestro barrio. Ese canal supone pensar proyectos en forma colectiva, debatir, consensuar y transitar un camino para hacerlos realidad. Mucho nos falta aprender sobre participación ciudadana, por lo pronto ese espacio sigue ahí, al alcance de la mano. Depende de nosotros tomarlo y ser muchos, para hacerlo valer. ♦

 

(*) Foto de portada: reunión de la Comisión de Relevamiento del CCC10, el lunes 26 de agosto de 2019.Participaron (de izq. a der.): Silvia Fernández, Mary Ribaudo, Aidée Menendez, Claudio Velaz, César Magnano y Ricardo Díaz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *