Homenaje a Enrique Lifschitz (por María Esther Petronacci) 

Fueron compañeros y amigos, Enrique y Carlos Digón (mi esposo). Se conocieron en el Taller de Historia Barrial que coordinaba Francis La Greca, hace más de veinte años. Mi esposo colaboraba en el diario barrial con sus historias de Buenos Aires y algunas notas sobre monumentos. Enrique era un trabajador incansable, inteligente y conservador de […]

Enrique Lifschitz Notas Homenaje

Fueron compañeros y amigos, Enrique y Carlos Digón (mi esposo). Se conocieron en el Taller de Historia Barrial que coordinaba Francis La Greca, hace más de veinte años.
Mi esposo colaboraba en el diario barrial con sus historias de Buenos Aires y algunas notas sobre monumentos.

Enrique era un trabajador incansable, inteligente y conservador de sus ideas y principios, con un amor y dedicación a su tarea que con tanto afán realizaba. Si me parece verlo caminando por el barrio… charlar un rato con él siempre era bueno para mí.
Aprendí a conocerlo a través de los conceptos que mi esposo (ya fallecido) tenía de su amigo.

Nunca sabrá lo mucho que me emocionaron las palabras que le dedicó “Cuando un amigo se va” en la portada de su diario de Julio 2016. Creo que afinidad y afecto los unieron siempre. Hoy por los caminos que transiten me los imagino charlando sobre la vida y todos sus temas.

CON SU PARTIDA EL BARRIO HA PERDIDO A UN SER INTELIGENTE, CAMINANTE INCANSABLE, CON SU BAGAJE DE SUEÑOS. LOS QUE VIVEN INTENSAMENTE NUNCA SE MUEREN. Te extrañaremos Enrique. 

(María Esther Petronacci es vecina del barrio y amiga de Enrique)

2 comentarios sobre “Homenaje a Enrique Lifschitz (por María Esther Petronacci) 

  1. SI HUBIERA QUE HACER UNA POSTAL DE ESTE BARRIO- JONTE Y LAMARCA- estaria sin falta una silueta que se nos hacia infaltable ,de Enrique en su bicicleta…Ilda MILIO le puso -para mi – nombre y apellido y la carga de respeto y admiracion que tenia ese ya ” personaje de barrio” :Despues lo cruce en algun taller o actividad barrial:::Un abrazo a quienes siguen con su gran legado; para que cuando preguntemos en cualquier boliche de los alrededores – tenes el diarito?- nos tiendan Vinculos vecinales con la mano::

    1. Muchas gracias Ethel 🙂 Ojalá el Vínculos Vecinales de ahora lo disfrutes tanto como el de antes! Imagino a Enrique leyendo estos mensajes desde algún lugar y sonriendo con su típica sonrisa pícara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *